8 millas

Sustituyamos las balas por palabras. Esta es la idea central de esta película.
Curtis Hanson director de L.A Confidential acomete este proyecto en el que el protagonista de la cinta es Eminem, laureado compositor de música Rap. Lo curioso del asunto es que Eminem es blanco y este género de música es en exclusiva del dominio de cantantes negros. Se mofan de Vanilla Ice, otro blanco que hizo sus pinitos en este género musical con más pena que gloria
Para los fans de Eminem la película puede resultar atrayente y complaciente, pero el resultado es poco brillante. Centrada en las andazas de ese potencial rapero, Rabbit, interpretado bien por Eminem, destilan chanzas y travesuras de un grupo de jóvenes que anhelan firmar un contrato con alguna multinacional que les abra las puertas al dinero en masa, las chicas, los coches rápidos, la fama, etc.
En un local tienen lugar batallas en las que no media arma alguna, sino palabras afiladas. A lo largo de diferentes rounds, los púgiles de la palabra, ante un ávido público han de dar rienda suelta a su locuacidad rapera, que consiste en vacilar e increpar a su contrario. El público con sus vítores o abucheos determinará quien de los dos púgiles debe pasar a la siguiente ronda, hasta llegar a la gran final.
Vemos al zurdo Eminem ir trenzando sus versos, hilando las palabras en busca de la rima, improvisando versos sobre la marcha,que actuan como hilo conductor de sus improvisadas composiciones.
Rodada en Detroit, en unas barridas marcadas por el suburbialismo ( Rabbit trabaja en una siderurgia), la película no incide en la marginalidad de los protagonistas, y trata la violencia de una manera liviana, al estilo de las películas de Walt Disney, en dónde nadie muere y la violencia es edulcorada y nada descarnada, cosa que por otro lado es de agradecer, habituadas las pantallas a films sangrantes.
Señalar la sobreactuación de Kim Bassinger en un papel exento de todo glamour, interpretando a la madre de Eminem, la cual vive con un hombre que tiene la edad del hijo, convive con su hija pequeña, adicta al bingo, sin trabajo, un porvenir incierto y una roulette como domicilio. Y un Eminem que sale bien parado de su primera experiencia como actor, en este caso además, como actor principal sobre el que gira la película. No se trata de una autobiografía.
Quizás sirva para acercar más si cabe a Eminem al gran público y para valorar o descubrir aspectos de la música Rap hasta ahora no retratados en el cine. Siempre es mejor remplazar la violencia por los dardos en la palabra.

CRITICAS DE PELICULAS

dias de futbol

non ho paura

Las normas de la casa de la sidra

21 gramos

8 millas

Carmen

Muerte de un ciclista

Mal gusto

Los educadores



chufo 2004