STANLEY KUBRICK (1928-1999)

Biografía

Opinión

Oscar's

Filmografía

Artículo

Guiones

 


BIOGRAFÍA

Nació en El Bronx, en la ciudad de Nueva York el 26 de julio de 1928. Su familia tenía antecedentes rumanos y húngaros. Desde temprana edad desarrollo una gran pasión por el jazz, el ajedrez y la fotografía. Su sueño era ser batería en un grupo de jazz y llegó a jugar al ajedrez por dinero en los clubs de Marshal y Manhattan y en el parque de Washington Square en Greenwich Village. Pese a su patente inteligencia, sus notas eran bastante malas.

Estudió en la escuela secundaria William Taft. Su padre le regaló una cámara fotográfica y comenzó a maravillarse al descubrir los secretos del encuadre. Participó en el periódico escolar, el Taft Review y consiguió vender algunas de sus fotografías a la revista Look. Sus bajas notas y la preferencia de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial no le permitieron entrar en la universidad tras graduarse en la escuela secundaria en 1946 con un 67 de nota.

A 17 años de edad entró a trabajar para la revista Look como fotógrafo. Llegó a conseguir gran prestigio y ser de los mejor pagados. Una de sus fotos, un vendedor de periódicos entristecido por la muerte del presidente Rooselvet y rodeado de los diarios que anunciaban el suceso fue portada y le dio fama mundial en abril de 1945. Trabajó allí durante varios años y viajó por toda América. Aquellos viajes potenciaron su afán de conocimiento y acabó asistiendo de oyente a la Universidad de Columbia, supervisando las clases que daban Lionel Trilling, Mark Van Doren, y Moses Hadas. No se perdía ninguna película de las proyectadas en el Museo de Arte Moderno (MOMA). De allí  obtuvo gran parte de las referencias que usó para sus películas, basándose sobre todo en las malas, de las que decía que él podía hacerlo mejor. Uno de los directores que más le impresionó por sus movimientos de cámara y laberínticos decorados fue Max Ophüls, alemán exiliado en Francia.

Una conversación con un antiguo compañero de estudios que trabajaba para el noticiario The Mach of Time le enfiló hacia el cine. Este le comentó que un corto salía por unos 40.000 dólares. Kubrick estimó que podía hacerlo por 1.500 si se encargaba de todos los procesos técnicos y se lanzó a ello. En 1951 rueda su primer cortometraje, Days of the Fight, que narra la vida de un boxeador en un día. El costó final fue de 3.900, pero consiguió vendérselo a la RKO por 4.000. Así logró que se exhibiera públicamente, lo que le llenó de satisfacción. Seguidamente rueda Flying Padre. Con el dinero que tiene ahorrado, más un préstamo de diez mil dólares rueda un film independiente, Fear and Desire (1953), en el que sigue firmando todos los apartados técnicos: director de fotografía, montaje, guión, producción y realización. Del mismo modo realiza El beso del asesino (1955), una película de tema policiaco. Posteriormente llegó a renegar de esta etapa, siendo muy difícil poder verse hoy en día estos filmes.

Su siguiente trabajo fue una incursión en el cine negro, adaptando una novela de Lionel White, Clean Break, producido por la United Artist: Atraco perfecto (1956) que consiguió atraer las miradas de Hollywood por su peculiar manera de tratar un género tan trabajado. La historia recurría a varios flash back para contar el atraco a un hipódromo.

En 1957 dirigió a Kirk Douglas en Senderos de gloria, un duro alegato pacifista. El actor quiso cobrar un alto sueldo, un tercio del presupuesto, lo que obligó a que la película fuera rodada en Alemania para abaratar costos. Esta película enseñó a Kubrick las ventajas de rodar lejos de Hollywood. En la parte negativa surgieron problemas con la censura en países como España, Francia o Bélgica.

Uno de sus grandes errores, del que se lamentaría en el futuro fue volver a dirigir a Douglas en Espartaco (1960). El actor era a la vez productor y le pidió a Kubrick que rodara la película como favor personal tras despedir a Anthony Mann, que había iniciado el proyecto. Kubrick no estaba de acuerdo con el enfoque que Dalton Trumbo le había dado al guión, consideraba el argumento pobre y no le gustaba el aspecto de superproducción del sistema de estudios que tenía la película. Además acabó teniendo problemas con la censura: Trumbo estaba en las listas negras de la censura americana y Douglas lo camufló con un pseudónimo y escenas como la protagonizada por Tony Curtis y Laurence Oliver debieron ser eliminadas del montaje final.

Pese a todo la película tuvo gran éxito, sin embargo Kubrick, desencantado con Hollywood, decidió irse a Gran Bretaña, donde se establecería definitivamente y haría todas sus restantes películas, aunque con capital americano. Entre las razones de irse están su patológico miedo a volar o el odio a las grandes aglomeraciones de gente de Los Ángeles. Sin embargo siguió siendo un gran consumidor de cultura americana. Incluso en sus últimos años algunas de sus series favoritas seguían siendo americanas: Seinfield, Roseanne, Los Simpson. Para su siguiente película eligió a una joven que había visto en la televisión americana, Sue Lyon, en El Show de Loretta Young.

La primera película británica de Kubrick fue muy especial: Lolita (1962). Era una adaptación de la famosa novela de Vladimir Nabokov, de alto contenido erótico. Consiguió rodarla en Gran Bretaña gracias a que la Metro-Goldwyn-Mayer tenía unos fondos inmovilizados en este país y además así consiguieron disminuir la presión de los sectores más conservadores de los Estados Unidos.  Fue cuidadosamente montada para pasar la censura, pero aún así tuvo problemas con la Legión Católica de Decencia entre otros.

 

Teléfono Rojo: ¿Volamos hacia Moscú?(1964) fue un gran riesgo para Kubrick, puesto que el tema nuclear nunca había sido tratado antes en clave de humor. Se rodó en los estudios Shepperton, en Inglaterra debido a probelmas legales de Peter Sellers a causa de su divorcio y cimentó el futuro establecimiento del director en este país.

Por aquella época Kubrick empezó ya a ser catalogado de genio y obtuvo excelentes críticas por parte de crítica y público, gracias a lo que consiguió mucha más libertad financiera y artística para embarcarse en cualquier proyecto deseado. Así entró en contacto con el escritor de ciencia-ficción Arthur C. Clarke, al que le propuso adaptar una historia corta suya titulada El Centinela. Trabajando conjuntamente escribieron a la vez el guión para la película y la novela. Así nació 2001: una odisea del espacio (1968) que se convirtió en objeto de culto y punto de inflexión para el género de la ciencia-ficción. El escritor, retirado a Sri Lanka acabó cansado del talento extravagante del director y no estuvo de acuerdo con el resultado final. Se documentó para recrear un futuro verosímil contactando con la NASA y con los fabricantes informáticos y tecnológicos más importante. Entre ellos IBM, que le asesoró para la creación de un ordenador que controlara toda una nave, el ya mítico HAL9000. El fabricante informático acabó por desvincularse del proyecto porque un ordenador que fuera el malo de la película le podía suponer publicidad negativa, por ello Kubrick bautizó a su máquina avanzando en el abecedario una letra e IBM se convirtió en HAL. 

Su siguiente película fue muy controvertida, debido a su violencia y contenido sexual. Una vez más era la adaptación de una novela: La naranja mecánica(1971). Usó las últimas tendencias en música, con los novedosos sintetizadores, y en arte y arquitectura, con obras de arte moderno y pop art.

En 1975, Barry Lyndon(1975), protagonizada por Ryan O'Neal y Marisa Berenson fue su incursión en el cine de época. Se inspiró en cuadros del siglo XVIII para su ambientación y dispuso de la última tecnología existente en el ámbito de la fotografía para conseguir dar a la película el realismo deseado.

Sus obras se iban espaciando cada vez más y hasta cinco años después no estrenó su siguiente película, El resplandor  (1980) una historia de terror, protagonizada convincentemente por Jack Nicholson. De esta película Kubrick permitió realizar un documental, dirigido por su propia hija. Es algo curioso ya que había llegado a despedir a gente por sacar fotos en el set de rodaje. Trabajó con un operador de cámara llamado Garrett Brown y su invento, la Steadycam, una cámara superestable que estaba aún sin patentar.

Siete años se hubo de esperar para ver su siguiente obra, La chaqueta metálica(1987), en la que se critica la anulación de la personalidad de los soldados en el ejército y lo absurdo de la guerra. Fue rodada en Inglaterra y se llevaron multitud de elementos de todas partes del mundo, incluyendo palmeras españolas. 

Eyes Wide Shut(1999), fue su obra póstuma, un estudio sobre la pareja y el sexo, protagonizada por Nicole Kidman y Tom Cruise, unidos sentimentalmente por entonces y buenos amigos del director, que los explotó hasta extremos inverosímiles, como hacerles rodar decenas de veces una misma escena o llamarles meses después de acabar el rodaje para repetir tomas.

Kubrick estuvo casado tres veces: la primera con Tobe Metz a los dieciocho años, con la bailarina Ruth Sobotka y, por último, con Christiane Herlan. El director poseía el título de piloto aficionado pero, paradójicamente, tenía un miedo patológico a volar y a la velocidad.

Murió el 7 de marzo de 1999 en Hertforshire, Inglaterra, con su última película terminada de rodar y prácticamente también de montar.
SUBIR


OPINIÓN

En el mundo del cine decir Kubrick es decir mucho. Su corta filmografía está compuesta por algunas películas que seguro habrán contribuido a que el séptimo arte reciba este nombre, ya que son auténticas obras maestras.

Acusado de ser demasiado meticuloso y perfeccionista, con las típicas manías de los genios, mantenía el control de todos los aspectos que conlleva una película. Machista, racista, huraño, serio... pero sin duda un maestro.

¿Oscars? Sus películas han tenido unas cuantas nominaciones y premios, pero él sólo han ganado uno, el de mejores efectos especiales por 2001: Una Odisea del Espacio, que curiosamente el propio director firmó. Esto demuestra una vez más la ingratitud de Hollywood a los que la han hecho verdaderamente grande y respalda el poco aprecio que muchos hacen de ellos. Esto a Kubrick no creo que le importara mucho.

Kubrick ha hecho de sus películas manifiestos que reflejan su punto de vista sobre diversos temas: guerra, sexo, violencia... Siempre desde una posición poco neutral  y muy personal y comprometida, lo que hace que sus películas den qué pensar y nadie quede indiferente.

Viendo películas de Kubrick te dan motivos para pensar los temas de los que tratan: ese era uno de los motivos por lo que hacía cine. Penetra en la mente humana y justifica todos los temas que toca, nunca son gratuitos ni la violencia, ni el sexo, la muerte o la locura. Se fija en el individuo para reflejar la sociedad, pone a sus protagonistas en situaciones límite y les deja avanzar, dando realismo a las historias, ya que todas sus películas se basan en grandes historias, que luego él traduce al celuloide de forma magistral, dando su toque personal, perfeccionista, recreándose en cada plano, exprimiendo el jugo de cada situación, llevando al límite el uso de todos los recursos a su alcance y obteniendo en cada caso resultados que quizás comercialmente puedan debatirse, pero no técnicamente. En este sentido yo siempre he dicho que las películas de Kubrick no te empujan a querer ver cine, sino a hacer cine.

También muchas de esas imágenes imborrables del cine pertenecen a su filmografía: el hombre-mono lanzando un hueso o las naves danzando en el espacio en 2001; Jack Nicholson persiguiendo a su mujer y su hijo, hacha en mano, por los pasillos del hotel de El Resplandor; los sufridos reclutas de La Chaqueta Metálica; Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas; los métodos antiviolencia de La Naranja Mecánica; o Nicole Kidman y Tom Cruise ante el espejo en la última, Eyes Wide Shut. Igualmente hay personajes muy ligados a Kubrick: Espartaco, Barry Lyndon, Lolita, Humbert Humbert (Lolita), Jack Torrance (El REsplandor), Alex De Large (La Naranja Mecánica)... incluso algunos no humanos, como HAL9000 (2001: Una Odisea del Espacio).

Supo dirigir a sus actores de forma magistral: nunca dejaremos de relacionar el terror con Jack Nicholson, a los romanos con Kirk Douglas, los viejos verdes con James Mason... sacó lo mejor que tenían de actores como Peter Sellers, Ryan O'neal, Malcom McDowell, Tony Curtis...

La literatura fue una de las facetas importantes en el cine de Kubrick, ya que la mayor parte de sus películas están basadas en obras literarias de autores de gran renombre, como Stephen King, Arthur C. Clark, Vladimir Nabokov, Anthony Burgess, Arthur Schnitzler... En Kubrick se unen la riqueza descriptiva de Nabokov, la clarividencia de Arthur C. Clark, la acción salvaje de Anthony Burguess, el ambiente opresor de Stephen King, la definición de personajes de Schnitzler.

La música destaca en sus creaciones, con gran variedad de estilos, de los grandes clásicos a la música de sintetizador o escenas a ritmo de blues.

A este director siempre le gustó darlo todo en sus películas y para ello no dudó en abusar de la última tecnología existente en cada caso e incluso experimentar con nuevos inventos. Fue el primero en usar la stedicam, en El Resplandor, la cámara super estable más usada actualmente tanto en cine como en televisión pero aún sin patentar por entonces. Lo hizo para poder filmar con más realismo las carreras en triciclo del niño por los pasillos del enorme hotel. Usó objetivos exclusivos de la NASA para rodar con mínima luz en Barry Lyndon. Así consiguió escenas en que la única iluminación procedía de velas. En 2001 reprodujo paseos por la luna y el espacio cuando la película es de 1968, un año antes de que el hombre pisara la luna.

Siempre fue un hombre adelantado a su tiempo: 2001 es una película de ¡1968! con la ciencia-ficción en el cine aún en pañales; para La Naranja Mecánica se usó música de sintetizador, lo último por entonces, y muchas obras de arte moderno en los decorados; Lolita fue un film escándalo para la época, al igual que Senderos de Gloria, que era una película antibelicista; Espartaco se hizo en la época de las superproducciones, aunque de esta película, hecha casi como favor personal a Kirk Douglas, Kubrick no quedó muy contento y renegó de ella; teléfono rojo sirvió para atacar, alegóricamente, la censura de la época, con escenas de erotismo y política muy "tapadas"; para rodar Barry Lyndon usó tecnologías usadas en el espacio por la NASA para poder rodar en escenarios naturales sin luz; también el El Resplandor usó técnicas de rodaje nunca antes usadas; el tratamiento del tiempo en Atraco Perfecto fue algo novedoso. Antes de morir dejó un proyecto a medias, Inteligencia Artificial, pues llevaba años trabajando en él a la espera de que los adelantos técnicos le permitieran rodar.

Para Kubrick el tiempo nunca tuvo prioridad. Su corta filmografía le delata. Lo importante era hacer las cosas bien, costase lo que costase.

Tuvo esa extraña capacidad de los genios de exprimir hasta la última gota de energía, de ser inflexible con todos, pero consigo mismo el primero y sólo se permitió rendirse a la muerte cuando tuvo su última y póstuma obra acabada, a falta de unos retoques de los que ponen el dinero que seguro en vida no hubieran atrevido a proponerle.

Nos dejó con las ganas de seguir disfrutando con sus imágenes, quedaron en el tiempo ideas con título sugerente, como Inteligencia Artificial (que retomó Spielberg, pero quien sabe lo que hubiera hecho el genio con ella) o grandiosos trabajos como Napoleón.

Seguro que alguien más intentará retomar sus proyectos, pero permitirme dudar que el resultado siquiera se aproxime a lo que Kubrick hubiera hecho, ya que este director es al cine lo que Dalí a la pintura, Indurain al ciclismo, Jordan al baloncesto, Gandhi a la paz, Pelé al fútbol o Kennedy a la política. Se puede decir sin temor a equivocación que su recuerdo y su aportación al mundo del cine quedará y será recordado por mucho tiempo. Ya algunas de sus películas han sido punto de inflexión de tendencias cinematográficas y el tiempo lo pondrá en su sitio.

Da que pensar que no leía una buena novela y la adaptaba, sino que quería tratar un tema y buscaba una novela que lo tratara.

Se cuenta que en cierta ocasión llamó a Steven Spielberg, buen amigo y compañero de trabajo, y le advirtió que viera una película española que era muy buena y que su actriz principal podría servirle como protagonista para su nueva película. Era La Ardilla Roja y la chica Emma Suárez. Aquello no llegó a buen puerto, pero quien sabe lo que nos deparará el fururo.

Kubrick siempre negó lo obvio. Sus películas siempre tenían un mensaje oculto debajo de la capa superficial, no siempre fácil de ver ni tan solo de intuir.

SUBIR


OSCAR'S

Nominaciones:

Para dar una idea del control de sus películas, aquí vemos una lista de las nominaciones que el propio Kubrick ha recibido:

1964

¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú.

Mejor Película
Mejor Director
Mejor Guión Adaptado
1968 2001: Una Odisea del Espacio Mejor Director
Mejor Guión Adaptado
1971 La Naranja Mecánica Mejor Película
Mejor Director
Mejor Guión Adaptado
1975 Barry Lyndon Mejor Película
Mejor Director
Mejor Guión Adaptado
1987 La Chaqueta Metálica Mejor Guión Adaptado

Premios:

1968 2001: Una Odisea del Espacio Mejores Efectos Especiales

Total de nominaciones y premios a sus películas:

1960 Espartaco Actor Secundario: Sir Peter Ustinov
Dirección Artística
Fotografía
Diseño de Vestuario
Nominación al Mejor Montaje
Nominación a la Mejor Banda Sonora por drama o comedia
1962 Lolita Nominación al Mejor Guión Adaptado: Vladimir Nabokov
1964 ¿Teléfono rojo? Viajamos hacia Moscú Nominación al Mejor Actor: Peter Sellers
Nominación a la Mejor Película
Nominación al Mejor Director
Nominación al Mejor Guión Adaptado
1968 2001: Una Odisea del Espacio Mejores Efectos Especiales
Nominación al Mejor Director
Nominación al Mejor Guión Adaptado
Nominación a la Mejor Dirección Artística
1971 La Naranja Mecánica Nominación a la Mejor Película
Nominación al Mejor Director
Nominación al Mejor Guión Adaptado
Nominación al Mejor Montaje
1975 Barry Lyndon Dirección Artística
Fotografía
Diseño de Vestuario
Banda Sonora
Nominación a la Mejor Película
Nominación al Mejor Director
Nominación al Mejor Guión Adaptado
1987 La Chaqueta Metálica Nominación al Mejor Guión Adaptado

SUBIR


FILMOGRAFÍA

Cortometrajes:

1951: Day of the Fight - Director, director de fotografía, montaje, sonido.
1951: Flying Padre - Director, director de fotografía, montaje, sonido.
1952: The Seafarers - Director, director de fotografía.

Largometrajes:

1953: Fear and Desire - Director, productor, coguionista, director de fotografía, montaje.
1955: El Beso del Asesino (Killer Kiss) - Director, productor, argumento, coguionista, director de fotografía, montaje.
1956: Atraco Perfecto (The Killing) - Director, coguionista.
1957: Senderos de Gloria (Paths of Glory) - Director, coguionista
1960: Espartaco - Director.
1962: Lolita - Director.
1963: ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worring and Love the Bomb) - Director, productor, coguionista.
1968: 2001: Una Odisea del Espacio (2001: A Space Odyssey) - Director, productor, efectos especiales, coguionista.
1971: La naranja mecánica (A Clockwork Orange) - Director, productor, coguionista.
1975: Barry Lyndon - Director, productor, coguionista.
1980: El resplandor (The Shining) - Director, productor, coguionista.
1987: La chaqueta metálica (Full Metal Jacket) - Director, productor, coguionista.
1999: Eyes Wide Shut - Director, productor, coguionista.


ARTÍCULO

Ver Artículo de Jordi Costa sobre Kubrick de la revista Fotogramas.

 

SUBIR


GUIONES

Puedes bajarte los guiones de estas películas. Están todos comprimidos con Win Zip.

2001: Una Odisea del Espacio

Barry Lyndon

La Chaqueta Metálica

Eyes Wide Shut

La Naranja Mecánica

Teléfono Rojo

Napoleón (No producido)

También la historia de Brian Aldiss en la que se basa la película finalmente dirigida por Steven Spielberg, A.I. Inteligencia Artificial.

Español: Los superjuguetes duran todo el verano

English: Super-toys last all summer long 

 

SUBIR


Miniyo Jordi WebVolver a JordiWeb

Ir Monográficos

Ir a Cine y Literatura