13 CAMPANADAS
  DIRECTOR: Xavier F. Villaverde GUIÓN: Curro Royo, Juan Vicente Pozuelo, Xavier Villaverde
 
INTÉRPRETES
:
Juan Diego Botto, Luis Tosar, Marta Etura, Rosa Alvarez, Elvira Mínguez, Laura Maña, David Alvarez, Diego Infante, Gonzalo Uriarte, Yolanda Muiños, Mariana Carballal, Susan Ritz
 
GÉNERO:
Terror
2002


PUNTUACIÓN:
7
   


El terror español está resurgiendo en los últimos años, al igual que lo ha hecho el americano o en mayor medida el japonés. Claro está que en cada país hay un tipo distinto de asustar, como es lógico, aunque la globalización y los remakes que están a la orden del día hace que estas diferencias iniciales se vayan diluyendo de forma que siempre hay que buscar a los autores originales para saber de donde viene la idea.

Esta que nos ocupa es una película 100% made in Spain, terror ibérico de tipo psicológico y jacobeo. Aunque el guión lo firma el director (también coproductor) junto a dos coguionistas, está según aseguran, libremente inspirado en una historia de Suso del Toro del mismo nombre.

La acción se desarrolla en Santiago de Compostela. Tras una introducción en la que vemos a Jacobo (se admiten apuestas, ¿tendrá algo que ver con el jacobeo?) el protagonista, de niño y escuchamos las 13 campanadas del título, se nos lleva hasta el año 2002 en que vuelve a la ciudad para ver a su madre interna en un psiquiátrico y que él da por muerta. Una antigua amiga de niño le ayudará en los difíciles momentos que vive. No sabemos si la locura de la madre es real o no, porque un cura se entromete con otro cuento, pero esa parte de la historia se pierde en el limbo cuando una enfermera hace una revelación muy vaga. Tampoco queda claro si el hijo está loco o no, lo que da un poco más de suspense a la trama. Mediante flashbacks conocemos un poco más de la historia que se nos cuenta al mismo tiempo que se van desarrollando unos hechos un tanto tenebrosos, con muertes y misteriosas apariciones incluidas y relacionadas con esas 13 campanadas, aunque la resolución final de la trama no sea convincente, sino más bien un poco forzada. Como en casi todas las historias que acaban así (me viene a la cabeza La Flaqueza del Bolchevique, porque es Tosar el protagonista), le sobra el epílogo final.

El padre del muchacho es escultor y obliga al hijo a seguir sus pasos, por eso cuando regresa se dedica a acabar una obra de su padre para la Catedral de Santiago. Vemos en algún momento a Botto trabajando en el antiguo taller del padre, pero no mucho. Esa escultura sólo es una especie de McGuffin para desarrollar la historia.

El reparto es variopinto. Por la parte joven están el ya veterano Juan Diego Botto y la últimamente omnipresente Marta Etura. Otro que tampoco para de trabajar en los últimos tiempos es Luis Tosar, que interpreta al padre y cada vez que aparece llena la pantalla con su fuerza interpretativa. Componen el elenco actoral tres actrices que tienen papeles menores, pero salen bien paradas (interpretativamente, me refiero) y que son Elvira Mínguez, Rosa Álvarez y la reconvertida en directora Laura Mañá.

Para acabar sólo destacar los escrupulosos créditos finales, largos y detallistas en los que aparece hasta el último colaborador.

 

J.F.K.
 

WEB OFICIAL: http://www.trececampanadas.com


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO