THE RING: LA SEÑAL (Gore Verbinski, 2002)


Remake de una cinta japonesa de terror. Últimamente parece ser que los guionistas americanos no tienen demasiada imaginación y han de utilizar recursos de este tipo para conseguir películas que tengan algo de interés.

La original japonesa se llamaba “Ringu” y estaba basada en una novela de Koji Suzuki, más conocido (en su pueblo, claro) como el Stephen King japonés. Se hen hecho remakes en otros países además de una secuela, una precuela, series de televisión y no sé cuantas cosas más. Vaya, un auténtico fenómeno por la tierra del sol naciente.

Es muy inquietante desde el primer momento y utiliza el terror psicológico con sustos y escenas inquietantes sin necesidad de ser escabrosas en exceso. Da bastante miedo en algunos momentos pero no es un terror de esos fáciles de sangre y asesinos que aparecen por detrás sino de mantenerte en vilo, con los nervios de punta y el cuerpo en tensión. Te consigue mantener en vilo sin tener nada en concreto que resalte como novedoso.

La historia es sencilla. Una leyenda urbana dice que hay una cinta que todo el que la ve se muere una semana después. Parece una historia de miedo más para asustar a los chicos de instituto, pero una periodista se dispone a investigar el caso después de que murieran su sobrina y tres amigos en el mismo momento y en lugares distintos, justo una semana después de haber visto una cinta de video que ella consigue ver también. Después de esto va reuniendo pistas que le aclaren lo sucedido. Pero sólo tiene una semana.

Se sale de lo común en cuanto a las últimas tendencias de cine de terror, que tiende más a asesinos en serie y adolescentes pervertidos y deja de manifiesto que en los últimos tiempos son los japoneses los que más están revolucionando este género, aunque luego los americanos se lo agencien para su propio provecho.

La fotografía es muy peculiar, con unos colores apagados que dan más dramatismo a la trama. Es en todo momento muy oscura y poco definida lo que ayuda a aumentar la sensación de crispamiento cuando la estás viendo.

El niño lo han debido de buscar a posta porque tiene un aspecto de lo más terrorífico. Da miedo por sí mismo. Además tiene una forma de hablar como si tuviera mil años. Los protagonistas son Naomi Watts, que hace un buen papel y que se está transformando de la "mejor amiga australiana de Nicole" a la rubia de moda en Holywood a la que todos quieren contratar y Brian Cox, que no sale mucho tiempo y simplemente está correcto sin sobresalir.

Un toque especial para la música de Hans Zimmer, el mismo que ha hecho por ejemplo la de Gladiator, que suma un poco más de intriga a los momentos estelares.


Ir a Pagaelpato-Cine

Volver a Pagaelpato-Películas

Volver a Pagaelpato