SYLVIA
  DIRECTOR: Christine Jeffs GUIÓN: John Brownlow
 
INTÉRPRETES:
Gwyneth Paltrow (Sylvia Plath), Daniel Craig (Ted Hughes), Jared Harris (Al Alvarez), Blythe Danner (Aurelia Thomas), Michael Gambon (Profesor Thomas)
 
GÉNERO:
Drama biográfico
2003


PUNTUACIÓN:
6
   


La mojigata rubia de nombre impronunciable Gwyneth Paltrow se mete en el papel de Sylvia Plant, una atormentada poetisa de mediados del siglo XX. Se hace difícil ver a esta actriz en un papel dramático de estas características pero aún así hace una interpretación bastante aceptable.

Esta mujer tuvo una vida marcada por su matrimonio con el también poeta Ted Hughes, interpretado por Daniel Craig de una forma distante y fría. La película empieza en el momento en que ambos se conocen y vamos viendo como después de casados la relación sobrevive a duras penas entre los constantes celos de ella y los devaneos de él.

Se intenta plasmar en imágenes algo que va mucho más allá de lo que se ve, pues Sylvia Plant es como tantos artistas malditos y desesperados un ser para el que enfrentarse con el mundo supone algo fuera de sus posibilidades y se vuelve contra ella de forma autodestructiva.

Esta película supuso la vuelta al cine de Gwyneth Paltrow tras tomarse un año sabático después de la muerte de su padre, algo muy duro para ella y de encadenar varias películas que no supusieron el éxito esperado después de haber ganado el Oscar en 1999 por Shakespeare Enamorado. Quizás volver a enseñar los encantos que siempre ha querido tener tan ocultos la devuelva al camino de la gloria.

El personaje de Sylvia Plant tiene varios paralelismos con la Gwyneth Paltrow real. Para Plant también supuso un duro golpe la pérdida de su padre, cuando era bastante más joven e incluso hace alguna referencia a ello en la película. También en un momento dado Sylvia le dice a su amable vecino (excelente Michael Gambon) que le recuerda a su padre. Vemos a Paltrow cuidando de sus hijos pequeños y después de que se estrenara esta película ella ha sido también madre. Ambas son artistas, aunque una es actriz y la otra fue poeta, pero Paltrow al igual que Plant también se casó con un artista. Ella lo ha hecho con Chris Martin, cantante del grupo Coldplay.

Creo que Gwyneth Paltrow puede ser una buena actriz dramática, pero no la veo como artista maldita con instintos suicidas. La muerte que parecía rondar siempre la vida de esta poetisa no queda bien reflejada en su interpretación.

No me parece que haya escenas realmente dramáticas destacables. Sí alguna poética, como una en la que los dos protagonistas están en una barca siendo arrastrados por la marea, subiendo y bajando de forma violenta. Una importante parte de la película la pasan recitando o expresando ideas de forma temperamental o pretendidamente profunda, pero queda sobreactuado e incluso me atrevería a decir que algo paródico.

En resumen, que aquí tenemos otro intento más de plasmar en imágenes la vida y pensamientos de personas que no lograron hacerlo en vida por sí mismos. El aire melancólico de la película está bien acompañado por la banda sonora de Gabriel Yared.

Como curiosidad por primera vez Paltrow trabaja con su madre en una película (ya lo había hecho en alguna otra ocasión, pero no en el cine) y decir que la hija de Plant se negó a que se hiciera la película, publicando un poema en el que la criticaba.

 

J.F.K.
 


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO