SAW
  DIRECTOR: James Wan GUIÓN: James Wan y Leigh Whannell
  INTÉRPRETES: Cary Elwes, Danny Glover, Monica Potter, Leigh Whannell, Dina Meyer
 
GÉNERO:
Terror
2004


PUNTUACIÓN:
7
   


Dos hombres se despiertan en unos sucios lavabos subterráneos con un sangriento cadáver entre ambos que sostiene un casete en una mano y una pistola en la otra con la que parece haberse volado la cabeza. Estos serán los primeros instrumentos de los que deberán valerse para resolver el macabro puzzle que su desconocido captor les ha impuesto.

Una historia macabra y terrorífica que según avanza se va acelerando y convirtiendo en más sangrienta. Utiliza la confusión y el embaucamiento del espectador para mantener su atención y ciertamente lo consigue gracias a una historia singular, amenizada con recursos como los flash back para explicarnos la historia de los diferentes personajes, que en todo momento tienen sus razones para mentirse entre ellos y ocultarse cosas para intentar mantenerse con vida.

Tiene un aroma conocido de esa serie de películas de asesinos “artistas” o iluminados que hacen de sus acciones algo más trascendente que un simple asesinato, del tipo Seven. En ese sentido tiene parte de originalidad, pero no deja de usar escenas efectistas, como los sofisticados sacrificios a los que el asesino somete a sus víctimas, que no deja de ser un recurso narrativo para estremecer al espectador y subir su nivel de atención.

Entre el reparto el más conocido es Danny Glover. Está también Cary Elwes, del que nos seguimos quedando con su papel en La Princesa Prometida, y eso que han pasado años. El otro protagonista es Leigh Whannell, que además es el guionista. La guapa esposa de Elwes es interpretada por Monica Potter, actriz que siempre gusta y aún estamos esperando que dé el gran salto.

Hay que decir que no es apta para corazones débiles, estómagos sensibles, asustadizos en general, tendentes al insomnio ni los que se pongan nerviosos al verse metidos en la piel de las víctimas, porque ese es el punto de vista que se tiene aquí en todo momento uno de los secretos de su realismo.

 

J.F.K.
 


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO