CRÍTICA Y OPINIÓN DE PELÍCULAS DE LOS 90's


AMERICAN HISTORY X (Tony Kaye, 1999)

Trata sobre lo insulso de la ideología nazi a través de un joven que pertenece a estos grupos radicales. La película tiene dos fases. En la primera el protagonista, magníficamente interpretado por Edward Norton (a quien Begnini le dejó compuesto y sin oscar), es un nazi sin escrúpulos con un odio hacia las razas que incluso justifica en entregados discursos. Un incidente de tipo racista da con sus huesos en la cárcel. En la segunda parte sale de la cárcel reconvertido y dándose cuenta de su absurda postura anterior, pero ahora es su hermano, que lo tenía como ídolo el que parece estar siguiendo todos los erráticos pasos que él diera en su día.

Que Edward Norton es un estupendo actor es algo que podemos comprobar en muchas otras películas, y aún tiene mucho por ofrecernos, pero aquí y posiblemente en El Club de la Lucha nos regala una interpretación que basada en un personaje violento nos desvela un contenido de antiviolencia. Es impresionante como al principio logra que lleguemos a despreciarlo para después hacer de chico bueno y reformado y estar en ambos casos creíble. Solo un gran actor puede conseguirlo. Algo parecido hacía en Las dos caras de la verdad, igualmente recomendable.

Es una película para reflexionar, con mensaje bien a la vista, nada de medias tintas.

SUBIR


LOS AMIGOS DE PETER (Peter’s Friends, Kenneth Branagh, 1992)

Aunque está interpretada, dirigida y producida por Kenneth Brannagh y escrita entre otra de las actrices, Rita Rudner y su marido Martin Bergman (compañero de clase en Cambridge de Emma Thompson, otra de las protagonistas de gran renombre), ninguno de los dos es el Peter del título, ya que a este lo interpreta otro actor que ascendió mucho a partir de aquí, Stephen Fry. Entre el resto están Hugh Laurie, Imelda Stauton, Alphonsia Emmanuel, Tony Slattery, Richard Briers y Alex Lowe, para completar el grupo de amigos de Peter y compañía. La madre de Thompson (Phyllida Law) hace un pequeño papel de ama de llaves, seria y parca.

La han definido como la versión inglesa de Reencuentro (The Big Chill, Lawrence Kasdan, 1983) aquella magnífica película de reencuentros, habiendo incluso muerto también (varios), pero de tratado de forma muy diferente.

Si en algo la supera es en la banda sonora, genial, con canciones estupendas y que tuvo un gran éxito. Las canciones se reparten a lo largo de la historia de manera que cada momento se ve reflejado con una música diferente. Oímos conocidísimos temas de Queen, Springsteen, Pretenders, Clapton… Es curioso también el principio, al estilo de Cabaret y los originales títulos de crédito que forman la elipsis temporal documental que nos lleva de 1982 a 1992. Una de las mejores escenas es en la que todos se ponen a cantar alrededor del piano.

La historia es la de una serie de amigos que forman una compañía de teatro y que se reúnen después de 10 años para celebrar la llegada del nuevo año, respondiendo a la llamada de Peter. Cada cual ha seguido su vida, dos de ellos se han casado, otros dos siguen solteros y los dos que quedan vienen con sus respectivas parejas al encuentro. Cada personaje tiene un historia y una personalidad. Así conocemos a Andrew (Branagh), un guionista que trabaja en Hollywood y que está casado con Carol (Rudner), la estrella de una serie de televisión con delirios de grandeza. Sarah (Emmanuel) es una adicta al sexo que se ha pasado por la piedra a toda la cuadrilla y viene con su último novio, Brian (Slattery), un hombre casado que está pensando en dejar a su mujer después de conocerse dos semanas antes. Carol y Brian son los dos ajenos al grupo y que más desentonan entre los amigos.

Mary (Staunton) y Roger (Laurie) son los dos del grupo que acabaron casándose. Se dedican a componer música para anuncios y han vivido una tragedia recientemente, uno de sus gemelos murió. Ella se ha vuelto ultra protectora con su hijo y está algo neurótica y él tiene toda esa presión contenida pero también está psicológicamente hecho polvo. Maggie (Thompson) es la eterna soltera del grupo, trabaja como editora y está enamorada de Peter. Por último Peter (Fry) es el anfitrión. Su padre acaba de morir y él ha heredado su enorme mansión. Prepara una fiesta para reencontrarse con sus amigos después de muchos años y nada saldrá como él esperaba. Claro que los demás tampoco esperaban su “gran” sorpresa.

No se cuenta nada nuevo pero la historia y los personajes funcionan. Nos vamos enterando de cómo les ha ido la vida a todos ellos en los últimos 10 años, sus relaciones, amores y desamores y trayectorias profesionales. Está rodada de forma que nos da la sensación de estar espiando una reunión real de amigos. La experiencia teatral de estos actores favorece esto y la hace natural y agradable en todo momento, dando ganas incluso en algún momento de entrar en la conversación. Toda la acción se desarrolla en la mansión de Peter.

Tiene algunos diálogos geniales y frases muy ocurrentes, como cuando Peter afirma: “Soy un bisexual no practicante, pero te pondré en primer lugar en mi lista de preferencias, junto a River Phoenix y Michelle Pfeiffer” o “no estoy en el asunto de la vagina”. Carol le dice en un momento a Maggie: “Eres muy guapa, pero tu problema es que haces que la madre Teresa parezca una puta”. “¿Qué es lo peor de ser un personaje público? El público”.

La moraleja de la película es, una vez más, que cualquier tiempo pasado fue mejor y los protagonistas se dan cuenta de ello después de reencontrarse diez años más viejos, con diez años más de experiencia pero no diez veces más felices.

SUBIR

AMOR A QUEMARROPA (True Romance - Tony Scott – 1993)

Guión de Quentin Tarantino antes de empezar a dirigir y hacerse famoso con su estilo tan personal, violento y lleno de buenos diálogos. Todo eso se ve ya en este guión. La escena en que Arquette mata a un tipo es totalmente Tarantiniana, y la conversación que inicia la película sobre Elvis, recuerda a la de Madonna de abre Reservoir Dogs. Hay otra escena que recuerda mucho a la escena de esa película en la que todos los gansters se apuntan y amenazan. Hay que decir que parece mucho más una obra de Tarantino que de Tony Scott, que es quien la ha dirigido. Además hay por ahí un making off de la película en la que todos salen alabándolo de forma bochornosa, en plan semidios del cine (recordar que esta se estrenó un año después de Reservoir Dogs y por aquel entonces Tarantino ya estaba trabajando en Pulp Fiction).

Las referencias cinéfilas también son constantes. En todos los lugares donde van los protagonistas hay una televisión en la que se está viendo alguna película que supongo estará ahí por algo. Así podemos ver en pequeñas pantallas, fijándonos un poco, de forma fugaz a Chow Yu Fat, Rene Russo o Anthony Hopkins, entre otros, aparte del mítico actor de artes marciales Sonny Chiba, del que Tarantino es fan y que lo metería años después en su cuarta película, Kill Bill.

La historia que aquí se cuenta es una huída constante de una pareja que se conoce por casualidad y cuyas vidas van cambiando, sin ellos desearlo, pero a causa de sus actos. Ella es una recien estrenada prostituta que no tiene vocación y él es un tipo corriente, sin preocupaciones excesivas que vive en su mundo de ídolos y aficiones extrañas. Se enamoran a las primeras de cambio y se casan instantáneamente. Ella está preocupada por su antiguo chulo y cuando él va a verlo para decirle que la chica se ha casado con él comenzará la aventura a causa del robo fortuito de una enorme cantidad de cocaína. La road-movie está servida.

Los actores principales son Cristian Slater, uno de los chicos malos de Hollywood y Patricia Arquette, de los Arquette de toda la vida (dos de sus hermanos, Rosanna y Alexis participaron en Pulp Fiction). Entre los secundarios un reparto de lujo, con participaciones no demasiado amplias en minutos pero con personajes soberbiamente dibujados e interpretados.

Así vemos a algunos que volverían a participar con Tarantino en sus películas, como Christopher Walken, Chris Penn (hermano pequeño y gordito de Sean Penn) o Samuel L. Jackson.

Otros que no necesitan presentación: Dennis Hopper (que se enfrenta a Christopher Walken en una brillante escena), Gary Oldman (con un peculiar personaje), Brad Pitt (cuando estaba empezando ya a hacerse famoso, pero aún no lo era tanto. Su papel es de todo menos de guaperas), Michael Rapaport (tampoco era tan famoso entonces, pero después ha trabajado con los mejores directores), Tom Sizemore (otro de los que empezó a despuntar aquí) o un Val Kilmer al que no se le llega a ver la cara, acreditando un personaje conocido como el mentor que es una especie de fantasma de Elvis que sirve de voz de la conciencia del protagonista, fan absoluto de él.

Completan el reparto otros rostros conocidos como Anna Thomson (actriz extraña y siempre perturbadora), Bronson Pinchot (más conocido como el primo Larry en una serie de televisión) y otros rostros conocidos como James Gandolfini o María Pitillo.

Entre mis escenas favoritas está en la que ella se enamora de él, porque no se dice nada, pero se nota, que es lo mejor y algo muy difícil de conseguir. La mirada de Patricia Arquette es impresionante. Es una actriz con mucha presencia ante las cámaras, aunque en este caso con tanto descamise y escote haya cosas que llamen más la atención.

SUBIR


ANTES Y DESPUÉS (Before and After – Barbet Schroeder – 1995)

La vida de una familia se ve alterada cuando su hijo es vinculado al asesinato de la joven con la que salía. El chico desaparece unos días y finalmente es detenido. Su carácter hace dudar en todo momento de su inocencia, pero un abogado y la propia familia intentarán demostrar que él no lo hizo. Con todo el pueblo en contra y la presión del momento las cosas no se pondrán fáciles para ellos.

Los personajes principales son interpretados por dos grandes actores: la madre es Merryl Streep, de la que es vano decir cualquier cosa pues es un seguro de vida para cualquier película dramática. El padre lo interpreta Liam Neeson, un hombre metódico que se mete dentro de sus personajes y que ha conseguido obsequiarnos a lo largo de su carrera con un buen puñado de interpretaciones magistrales.

Entre el resto del reparto está el aún joven Edward Furlong, que es el hijo inculpado, actor que se hizo famoso en Terminator II y que tiene un papel un tanto desagradable que acomete a la perfección. El abogado, Alfred Molina, se parece un montón al cómico presentador (o lo que sea) Juan Imedio. También es destacable Julia Weldon, la joven actriz que hace de hermana del chico con aspecto asustadizo pero consciente de lo que sucede pese a la pretendida protección de los padres.

Hay muy pocos exteriores y la historia se sucede dentro de la casa de la familia más que nada, lo que dota de más intimidad al relato, lineal y muy realista. Está basado en una novela de Rosellen Brown.

SUBIR

ATRAPADO EN EL TIEMPO (Groundhog Day - Harold Ramis -1993)

Estoy seguro de que haber titulado esta comedia "El día de la marmota" (título original en inglés) hubiese sido mucho mas acertado, pero el tema de la traducción de títulos no es lo que ahora nos ocupa, aunque también haría y hace correr ríos de tinta.

Bill Murray es gracioso hasta encerrado en una caja de caudales. La belleza de Andy McDowell, tan característica, no ofrece discusión. Si a estos 2 actores les dirige un ex-Monthy Phyton y los colocamos en una situación lo mas disparatada posible, la agitamos un poco y nos sale una comedia para chuparse los dedos y secarse las lágrimas.

No le hace falta tirar de chistes fáciles, explicar el porque de lo que pasa o complicar la trama hasta hacerla incomprensible. Simplemente coloca a un hombre en la situación de despertarse todos los días en "El DIA de la marmota", siempre el mismo DIA y en el mismo lugar, un pueblo perdido y aislado por la nieve. El resto va viniendo solo. El protagonista va pasando por diferentes fases y estados de animo. Únicas reglas: lo recuerda todo pero no puede guardarse nada. Y los días (o el DIA) van pasando irremediablemente.

Mención especial para la musiquilla con la que se levanta todas las mañanas de Sony & Cher. Seguro que todos pensamos en un DIA que nos gustaría que se repitiera una y otra vez, ese DIA maravilloso que recordaremos siempre, pero imaginad ahora que esto dura para siempre: se acabaría convirtiendo en algo pesado y aburrido, en fin, que dejaría de ser un DIA perfecto. Pues al protagonista le pasa esto pero con el peor DIA de su vida, aunque al final no lo será tanto.

Muy buena la escena en que se junta en el bar con dos paletos del pueblo y les dice lo que le pasa: "¿Qué haraís si cada día fuese igual que el anterior y siempre igual, día tras día?". A lo que le responden: "Esa es la historia de mi vida". Lo que viene después es muy bueno.

Mi moraleja: Virgencita, que me quede como estoy.

SUBIR

BEAUTIFUL GIRLS

El reparto está formado por varios actores realmente magistrales: Timothy Hutton, joven promesa que se quedó en eso en lo concerniente a Hollywood tras ganar el oscar con 20 años en su primera película, Gente corriente (Ordinary people, Robert Redford 1980) pero que nos ha seguido regalando con estupendas interpretaciones, como esta, sin ir más lejos.

La chica estupenda de la película es Uma Thurman, en un papel fácil para ella, de chica guapa pero dura. Michael Rapaport es otro de esos actores que pese a su juventud ya tiene una importante filmografía y ha trabajado entre otros con Woody Allen. Aquí es un paisano bastante rudo que se ha quedado en el pueblo pese a que la mayoría de su generación se fueron en cuanto pudieron.

Una de las mejores interpretaciones es la de la joven Natalie Portman, la Lolita del barrio, enamorada de Timothy Hutton, al que se insinúa constantemente y le confiesa su amor de manera lógica y coherente en vez de lo alocado que sería propio de su edad, haciéndole incluso dudar, y no sólo a él, porque consigue ser una verdadera nínfula perturbadora de pensamientos.

Los personajes van pasando por la historia echando la vista atrás y pensando en lo que será de su futuro un tanto tambaleante. Más que suceder cosas y dar tremendos giros a la historia, lo que hace es sucederse la acción de una manera natural. Los amigos se reúnen en el bar, hacen cosas de las que se van perdiendo con la edad y todo eso.

Tiene un fantástico aire de frescura y naturalidad que aunque no hable de temas trascendentes ni cosas tremendamente importantes te deja un buen sabor de boca gracias a sus inteligentes diálogos y su fluidez narrativa, sencilla pero eficiente.

SUBIR


CADENA PERPETUA (The Shawhank Redemption - Frank Darabon - 1994)

Esta no es una película carcelaria, es algo más. Cierto que prácticamente la totalidad de sus más de 2 horas y media suceden entre las 4 paredes de la prisión de Shawhank, pero no es más que el decorado de una historia que va más allá de lo que un puñado de presos y delincuentes hacen durante su condena.

Los dos protagonistas son dos grandes actores con carreras ya consagradas y reconocidas. Tim Robbins interpreta a un banquero condenado a cadena perpetua por el asesinato de su esposa y el amante de esta. Hace una interpretación soberbia de un hombre inocente al que la esperanza de salir de ahí le da ánimos para seguir adelante. El otro protagonista es Morgan Freeman, un actor con una larga carrera y papeles muy diferentes en ella. Es un el tipo que “consigue cosas” en la prisión y se hace amigo del banquero al que apoyará y ayudará a sobrevivir.

No podemos olvidarnos del resto del reparto. Los secundarios son fenomenales, un gran acierto en el casting. Bob Gunton es el alcalde déspota y desagradable. William Sadler es uno de los presos amigos del banquero, en un papel más simple. Clancy Brown está genial en su personaje de carcelero, duro y chulo pero con atisbos de corazón en determinados momentos, de lo mejor de la película. El veterano actor James Whitmore interpreta a un vejete que ha pasado toda su vida en la cárcel, un personaje memorable de los que cala hondo.

Cadena perpetua es la traducción bastante facilona de un título que revela más en su versión original: “The Shawshank Redemtion”, “La Redención de Shawshank”. Es complicado en castellano el nombre de Shawshank, pero así se llama la prisión. Pero la clave está en la palabra redención, pues ese es el tema principal de la trama. Lo que se puede redimir y lo que no con una condena y con los actos que uno realiza en su vida. Todos los presos están pagando por algo que han hecho, pero en la cárcel consiguen redimir su culpa por lo que hecho y por lo que hacen allí dentro. Unos lo consiguen y otros no, pero cada cual vive con la esperanza de volver a ser un hombre libre literal y espiritualmente.

Pero el título original va más allá, porque este que he nombrado lo era en la película en inglés, pero está basada en una historia literaria. No es un libro sino una de las cuatro historias que componen el libro “Las cuatro estaciones” escrito por Stephen King. Esto sorprenderá a los que no lo supieran pues los prejuicios indicarán a muchos que Stephen King no puede haber escrito una historia como esta. Pues sí y además en este libro ha dado paso a otras dos películas: Cuenta conmigo y Verano de corrupción. Pero a lo que iba, el relato original tenía el nombre de Rita Hayworth y la redención de Shawshank. Rita Hayworth tiene gran importancia en la historia, por eso el título es tan acertado, aparte de otros guiños y homenajes cinéfilos.

La redención, la esperanza, la dignidad y la libertad de espíritu forman una historia conmovedora, realista y ambientada perfectamente en un edificio gótico con unos decorados excepcionales así como una fotografía digna de mención. Consiguió 7 nominaciones para los Oscars (película, actor, guión, fotografía, edición, música y sonido) de los que no se llevó ninguno.

SUBIR

LA CHICA DEL GANSTER (Mad Dog and Glory – John McNaughton – 1993)

El título original, Mad Dog and Glory (que quiere decir algo así como Perro Loco y Gloria) viene al pelo pues esos son los nombres de los protagonistas, el gángster y la chica, pero aquí parece que nos toman por imbéciles y nos tienen que dar todo bien masticado y nos lo ponen a huevo: la chica del gángster, por si hay alguno que no se entera de que va la película. Aunque viendo los nombres que se le han dado en otros países, tampoco vamos tan mal: en Italia se llamó O sbirro, il boss e la bionda (algo así como El esbirro, el jefe y la rubia), muy al estilo spaghetti wester como El bueno, el feo y el malo y en Alemania Sein name ist Mad Dog (Su nombre es Mad Dog), todo un alarde de imaginación.

Producida por Martin Scorsese e interpretada por tres actores de lo mejor del panorama americano: Robert de Niro, un hombre que ha hecho de todo y casi todo bien, ya sea drama o comedia, ya haga de bueno o de malo, incluso ha dirigido y producido (Una historia del Bronx el mismo año que esta). Él es el perro loco del título original. La chica, Glory, es Uma Thurman, muy joven aún y esta peli es anterior a la nominación al Oscar por Pulp Fiction que obtendría dos años más tarde. Quizás por eso puede permitirse “destaparse” ligeramente, para regocijo del personal. El gángster es Bill Murray uno de los mejores cómicos que existen, no muy considerado por la mayoría, pero que tiene esa difícil cualidad de resultar gracioso con poco que haga. Otro rostro conocido es David Caruso, quien una década más tarde se haría aún más famoso por la serie de TV CSI Miami, pero que ya tuvo varias series para mostrarse, como Canción triste de Hill Street, entre otras y películas como Rambo u Oficial y Caballero. Curiosamente sus papeles favoritos siempre han sido de gangster o de policía. Kathy Baker también interviene en un papel menor.

El director es John McNaughton un tipo perseguido por un asesino (filmográficamente hablando), Henry, ya que debutó con Henry: Retrato de un asesino en 1990 y le será difícil desprenderse de este impactante comienzo. El guionista es Richar Price, un hombre de prestigio que fue nominado por El Color del Dinero, que además aparece con un pequeño papel como detective en un restaurante. Siempre se suele reservar un papelito en sus guiones.

La historia comienza cuando Wayne (De Niro), un poli de Chicago con aspiraciones artísticas que se encarga de hacer las fotos de los cadáveres en el departamento de homicidios, salva la vida a Frank (Murray), un gángster más conocido como “tienda de dinero”, por sus negocios de préstamo. Este en agradecimiento le mandará a su chica Glory (Thurman) como regalo durante una semana, pero ella es tan complaciente y atractiva que a Wayne “Perro Loco” le costará desprenderse de ella.

Es difícil de clasificar, pero podríamos hacerlo como una comedia dramática, dentro de una peli de gangsters. No es comedia pura pues aunque es graciosa esto viene de la propia acción, no de querer hacer gracias con chistes o cosas así. Cierto que el gángster es un cómico es un club nocturno, pero sus actuaciones no tienen nada que ver en la trama y su gracia se podría poner en duda (actúa allí porque el local es suyo).

El protagonista, “Perro loco”, tiene este nombre porque es todo lo contrario, es un tipo tranquilo y solitario que no se mete con nadie (su afición más estrafalaria es enmarcar las fotos “de trabajo” y colgarlas por toda la casa), su compañero es más camorrista. Aun así me parece que el personaje no está bien definido porque a ratos se sale de este rol y se pone a hacer cosas que no son propias de él de forma impulsiva, como sacarle la pistola a unos maleantes en el parque, por ejemplo. Es algo incoherente y no se ve claro que evolucione a raíz de su encuentro con el gangster, como cabría esperar. La interpretación de Robert de Niro parece bastante contenida, como si no se le permitiera dar rienda suelta a todo lo que puede ofrecer y que luego hamos podido ver en otras comedias.

Me ha gustado el personaje del gorila que siempre pide “chivas con leche”. También hay escenas muy buenas, como la del inicio cuando todos los policías están tumbados esperando a que los llamen y la mejor esa en que después de echar un casquete va a resolver un caso en un restaurante, con el muerto en medio y él pone en la máquina de música a tope “I´m just a gigoló” y se pone a cantar alegremente ante la atónita mirada del resto.

SUBIR


EL CLUB DE LA LUCHA (Fight Club - David Fincher -1999)

Hay quien después de ver esta película salga del cine pensando que ha asistido a un espectáculo de violencia gratuita y sin fundamento, pero en realidad aquí se habla de todo lo contrario.

Edward Norton es un tipo tranquilo que un día se encuentra con un representante de jabones, Brad Pitt, en un avión al volver su ciudad. Cuando descubre que su casa se ha quemado acepta tomar una copa y quedarse a vivir con su nuevos amigo. Medio en broma empiezan esa misma noche a darse una paliza en un aparcamiento, algo que llama tremendamente la atención de los paisanos que se emborrachan en el local sin otra cosa mejor que hacer. Día tras día las peleas van atrayendo a más y más gente por lo que acaban formando un club cuya principal regla es no hablar del club. Todo va tomando proporciones cada vez más incontrolables hasta que al final el propio Edward Norton no es capaz de controlarlo, ni de controlar su propia vida. El final es sorprendente.

Los dos actores principales están redondos en unos personajes sucios y violentos que son una alegoría de una sociedad a la que sólo hay que presentarle las cosas con el envoltorio adecuado para que sea lo que sea se lancen a su consumo masivo. La violencia en esta cinta es la excusa perfecta para ironizar sobre la tontería que impera en este mundo, pero bien podrían haber formado el club de las palomitas de maíz, con lo que quiero decir que es de necios quedarse solamente en la fachada y no profundizar en el verdadero mensaje que la película. Lo importante es el fondo, no las formas.

El director es David Fincher, interesante autor que ha dirigido también otras obras muy interesantes y recomendables, como The Game o Seven. Entre los secundarios la suburbial y morbosa Helena Bonham Carter, el "recibe palizas" actor en ciernes y gran promesa Jared Leto y el gran cantante, cada vez más grande pero de volumen, Meat Loaf son los que más destacan.

SUBIR

CUATRO BODAS Y UN FUNERAL (Mike Newell, 1994)

El género de lo se ha denominado "Comedia Romántica" tiene en esta película su máximo exponente. No se le puede negar que como comedia roza los limites de la genialidad y la dosis romántica no es nada despreciable. Hugh Grant hace reír solo con verle la cara: es la parte que representa la "Comedia". Entonces, obviamente, la parte "romántica" la debe encarnar Andy McDowell.

Pero esta película no se reduce solo a estos 2 actores. El resto del reparto, los secundarios, son excepcionales y aunque quizás no se les podría clasificar de roba-escenas, pues secundan maravillosamente a los protagonistas, si que cumplen su labor de secundarios a la perfección: hacer mas grande la película con una participación menor.

Hay varios gags muy buenos (me vienen a la cabeza el del protagonista traduciendo a su hermano sordomudo o el de "ya no es mi novia"), pero es el conjunto, el hilo conductor no solo de las bodas sino de todos los tipos distintos de relaciones que se establecen entre los personajes lo que da calidad a esta película, porque su principal tema es ese: las relaciones humanas en toda su amplitud.

Destacaría en ese sentido la relación homosexual entre 2 de los personajes, que esta reflejada con suma naturalidad, sin poner al típico amigo gay del protagonista, tan de moda últimamente, escandaloso, hipersensible y tremendamente amanerado. Todos los homosexuales no son así y en esta película se ve una pareja tan normal como una heterosexual, porque también las hay y no pocas, aunque buena parte del cine y la parte conservadora de la sociedad se empeñen en querer que no lo parezca.

SUBIR

THE DOORS (Oliver Stone, 1991)

Lo primero que quiero decir es que no voy a analizar la película como fan de Jim Morrison. Me gustan las canciones de los Doors, pero no soy ningún incondicional de ellos. Quizás los que lo sean hayan visto en esta biografía cosas que no creen oportunas. Lo ignoro, pero lo respeto.

Viéndola como espectador lo que mas destaca es su ritmo. Las canciones del grupo suenan a lo largo de la cinta y le dan una tremenda vitalidad a la acción. La película también sigue la máxima de "vive deprisa, muere joven y dejaras un bonito cadáver".

La caracterización de Val Kilmer como Jim Morrison en espectacular, inigualable. Se cuenta que este envió una grabación al director imitando al líder de The Doors y el parecido era tal que Oliver Stone no dudo en darle el papel.

Dejando a un lado la veracidad de todo lo que se cuenta lo más destacable como digo es la música, la actuación de Kilmer y la dirección de Stone. Cierto es que al final lo que te cuentan de la vida de este mito del rock no son más que meros episodios anecdóticos de su vida, con lo que acabas con lagunas mentales respecto a su vida. Pero la película es muy entretenida.

Por cierto que la novia del rockero es Meg Ryan, en un papel no tan acaramelado como los que suele hacer de comedia romántica, pero tampoco transgresivo.

SUBIR

FORREST GUMP (Robert Zemeckis, 1994)

Excelente película pese a pecar un poco (bastante) de americanismo. Es una especie de Muertos de Risa pero hecho en USA, por eso, si viéndolo desde este lado del charco me ha parecido buena, se entiende que ellos la inundaran de premios (trece nominaciones que se convirtieron en seis oscars).

La película hace un recorrido por la historia de Estados Unidos a través de un chico de inteligencia limitada pero que se las arregla para estar metido en todos los asuntos importantes que suceden en el país, de la guerra de Vietnam al escándalo de Richard Nixon. Forrest Gump no es sólo protagonista absoluto de la película sino de muchos de los actos más importantes del s. XX y se codea con multitud de personajes importantes: Elvis, varios presidentes de los EE.UU.

Tom Hanks, uno de los actores mejor considerados de los 90, ha ido variando el rumbo de su carrera, pasando de hacer comedias tontorronas pero con éxito,(como Big) a meterse en personajes complejos como puede ser éste o el de Philadelphia. Está genial sin llegar a caer en la grosería que suelen acarrear muchos de estos personajes y es totalmente creíble, tierno en unos casos y gracioso en otros, lo que consigue que la película tenga cambios de ritmo que le vienen muy bien para hacerse más llevadera y que hacen que pese a durar casi dos horas y media no sea pesada en ningún momento.

Aparte del protagonista, el resto de secundarios lo hacen realmente bien, destacando Gary Sinise (Teniente Dan Taylor) en un papel lleno de fuerza de los que se recuerdan durante tiempo, Robin Wrigth que hace de Jenny, la mejor amiga de Forrest Gump, una chica dulce (no tanto como cuando era La Princesa Prometida) pero a la vez fuerte que comprende a Forrest e intenta que su vida sea mejor. Sally Field es la sufrida y entregada madre de Forrest, quizás el personaje al que más se le nota el paso del tiempo, muy logrado. Por último nombrar al pequeño Haley Joel Osment, un niño desconocido por entonces pero que después pasaría mucho miedo y nos lo haría pasar en El Sexto Sentido.

Son destacables los efectos especiales que consiguen pasar desapercibidos, pero que tienen gran impacto visual, como las piernas mutiladas del Gary Sinise (al que hemos visto corriendo en otras muchas películas), las multitudes que se agolpan, etc. También la banda sonora que al igual que la propia película hace un exhaustivo repaso de los éxitos que se han ido sucediendo a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.

Todo esto lo ha dirigido Robert Zemeckis, un director en cuya filmografía se puede encontrar de todo un poco, pero que siempre ha sido experto en crear ilusiones pues suyas son por ejemplo Quien Engañó a Roger Rabbit o los tres Regreso al Futuro (de los que además fue guionista).

El guión está basado en una novela de Winstom Groom, muy recomendable, de la que después del éxito de la película se escribió una segunda parte.

SUBIR


LOBO (Mike Nichols, 1994)

Principales conclusiones:

a) Michelle Pfeiffer está guapa haga el papel que haga, y si sigue a este ritmos, estando cada vez mejor, va a llegar a llegar a los 60 mejor que nunca.

b) Jack Nicholson es buen actor con pelo, sin pelo, con gafas oscuras o sin ellas. Por cierto, no hizo falta mucho maquillaje para que pareciera un hombre lobo.

La historia en si no tiene mucha ídem. Es una revisitación del mito del licántropo que no creo que aporte nada nuevo ni especialmente espectacular como tal, aunque sí hay algunas escenas de Jack Nicholson que merecen la pena, como en la que “marca su territorio”.

Tiene gracia también James Spader, porque a mi siempre me ha resultado un poco inquietante, me daba un poco de grima, pero de hombre-lobo está patético, no asusta ni a Bambi.

Como curiosidad el pequeño papel de policía que hace el ahora famoso por la serie “FriendsDavid Schwimmer (sin acreditar).

SUBIR

STARGATE PUERTA A LAS ESTRELLAS (Roland Emmerich, 1994)

¡Esa puerta!

Recuerdo salir del cine con tres ideas muy claras en la cabeza que predominaban sobre todo lo demás:

a) la sensación de que faltaba algo, de que de una idea muy buena no habían hecho toda la buena película que deberían (más tarde se confirmaría cuando el argumento dio para una serie de televisión, que la verdad nunca llegué a ver, en parte porque no conseguía asimilar los mismos personajes con distintas caras y también porque una de estas nuevas caras no la podía separar de otro antiguo personaje: ¡¡McGuiver!!);

b) que Kurt Russell se había pasado todo el rodaje estreñido, porque tenía una cara de asco para darle de comer aparte (este estreñimiento puede apreciarse también en otros de sus trabajos);

c) la ambigüedad del Dios Ra, que no se sabía si era chico, chica o alguna especie de híbrido venido de otro planeta (remontándonos también al pasado recordar el papel igual de ambiguo o más que hacía el mismo actor, Jaye Davidson, en “Juego de lágrimas”, de Neil Jordan, por el que se ganó una nominación como actor secundario en los oscars).

James Spader siempre es una presencia inquietante, sin embargo esta vez hace de un tipo tranquilo y majete, muy comedido.

La idea de que las pirámides están hechas por extraterrestres es antigua, pero esta vez casi me convencieron, como con lo de la puerta a otro universo.

SUBIR

EL ÚLTIMO GRAN HEROE (Last Action Hero – John McTiernan -1993)

Otro ejemplo del cine dentro del cine. En este caso un niño se hace con una entrada mágica que perteneció al mismísimo Houdinni. Gracias o por culpa de esta entrada el chaval se introduce en una película en la que Arnold Swarzenegger hace de Jack Slater, un héroe de acción interpretado por Arnold Swarzenegger. Arnold Swarzenegger se cree que es el personaje, no sabe que es Arnold Swarzenegger (vaya lío) realmente, aunque el chico trata de explicárselo una y otra vez con métodos como obligarle a decir una palabra que no puede pronunciar por ser la película para mayores de 13 años o demostrándole que todos los números empiezan por 555. Tras su fracaso y ser nombrado su compañero el chaval trata de ayudarle a resolver el caso, pero el malo malísimo de turno se hace con la entrada y se forma un puente aéreo entre los mundos paralelos cine-vida real.

Es una película llena de tópicos, pero con la excusa de que el chaval ha entrado en una típica película de acción, con lo que el director tiene más que licencia para usar todos esos tópicos la obligación de hacerlo.

Gobernator Swarzenegger se tuvo que divertir haciendo esta película porque se parodia a sí mismo, con frases como “volveré” y siguiendo con su particular pique con Silvester Stallone, al que aquí vemos en un cartel de cine como protagonista de Terminador II.

El director es John McTiernan, un especialista en cine de acción que ha dirigido grandes éxitos como La jungla de cristal o La caza del octubre rojo.

En el reparto hay muchos cameos. La propia esposa de Swarzenegger, María Shiver (de la familia de los Kennedy de toda la vida) hace de ella misma, vemos a Sharon Stone (con el traje de Instinto Básico), Robert Patrick (de poli de Terminador II), Chevy Chase, James Belushi, Ian McKellen, Jean-Claude Van Damme, Damon Wayans, Little Richard. Danny de Vito hace la voz de un gato en la versión original. Entre los personajes secundarios están Anthony Quinn haciendo de mafioso llamado Vivaldi, Bidgette Wilson (la señora de Pete Sampras, ahora Bridgette Wilson Sampras y medio jubilada) y F. Murray Abraham, del que el niño no se fía porque lo vio matar a Mozart en otra película que ganó 8 oscars (fue en Amadeus y uno de ellos fue para él como secundario interpretando a Antonio Salieri, vaya peli tan musical). Incluso tiene un papel el padre del director, John McTiernan senior. Tina Turner es la alcaldesa. Hay muchos otros rostros conocidos, y algunos más conocidos para los americanos y la gente del cine (aparece hasta Humphrey Bogart). La comisaría es para tirarse de los pelos.

Viendo la película como algo paródico y entretenido hay que decir que cumple su cometido. Es entretenida y ocurrente y tiene algunos gags muy buenos, pero no pasa de ahí. Es como una gamberrada de alto presupuesto de las que tantas se han antes y después de esta, parodiando películas de terror, de acción o de todo un poco. Se me vienen a la cabeza sagas como Agárralo como puedas, Scary Movie u otras muchas.

SUBIR


Ir a Pagaelpato-Cine

Volver a Pagaelpato-Películas

Volver a Pagaelpato