CRÍTICA Y OPINIÓN DE PELÍCULAS QUE ME HAN LLAMADO LA ATENCIÓN POR SER DIFERENTES AL RESTO

En los últimos tiempos la originalidad en el cine está brillando por su ausencia. Los paises cinematográficos de toda la vida, como Estados Unidos, Reino Unido, Francia o Europa en general, ya no son los únicos que pueblan las carteleras. Cada vez pegan más fuertes cines como el Asiático, que proponen nuevas formas de ver el cine y argumentos originales.

Mientras tanto por el lado de los de siempre nos siguen llegando segundas partes, trilogías, secuelas, precuelas, remakes y otros refritos de cosas ya vistas con anterioridad a las que se lava la cara, se les pone camisa nueva y otra vez a la gran pantalla.

Es por eso que cada vez que una película original que plantea algo no visto o que al menos no sepas con un principio de qué va, me dé una alegría y la siga con atención. No soy un caso único, desde luego, pero hay otra mucha gente que si les sacas de los puñetazos, los saltos y los efectos especiales y les haces discurrir un poco o poner más de dos sentidos en una película ya no les da para comer las palomitas a la vez y, como no están dispuestos a privarse de semejante manjar, dejan la interesante y se van a la divertirse y encefalograma plano. No me parece mal, el que vea el cine como mero entretenimiento y no como el llamado séptimo arte, allá él. Desde luego para eso hacen esas películas, así que tiene todo el derecho y la razón.

Yo me seguiré maravillando con esas rarezas, películas diferentes y argumentos originales y si provoca que al salir del cine me haya aportado algo, bienvenido será y vendré aquí y lo comentaré.


COMO SER JOHN MALKOVIC (SPIKE JONZE, 1999)

Hoy en día el cine, sobre todo el americano, padece una dolencia generalizada y preocupante: la falta de ideas.

La originalidad parece haberse ido de vacaciones y remakes, segundas, terceras o más partes, secuelas, precuelas, reediciones y demás llenan continuamente nuestras pantallas.

Entre este oscuro mundo de cosas repetidas y ya vistas se abre paso una película como la que ahora nos ocupa, distinta a cualquier otra y llevada a cabo con maestría tanto por el director como por el plantel de actores que la interpretan.

Personalmente adora a la familia Cusack en cualquiera de sus apariciones, pero John C. en este papel está genial, con uno de esos personajes que él tan bien sabe hacer, que se deja llevar por el ritmo de lo que sucede a su alrededor sin poder hacer nada.

Poco antes de ver esta película vi “Algo pasa con Mary”. En ella se pudo ver a Cameron Díaz como mujer atractiva y deseada por todos. En esta destaca mucho más como actriz. Físicamente está hecha una piltrafa y demuestra que no es sólo una cara bonita con un cuerpo de infarto, ya que no hace uso de ninguna de las dos cosas, que tenerlas, la tiene. Hace una buena interpretación, pero aún está por darnos lo mejor.

Posiblemente la que más juego da del selecto grupo de actores es Katheleen Keener, algo que quedó reflejado en su nominación al oscar (¿¿??) que al final no se llevó. Ese estilo de vecinita cachonda, deseable y provocativa lo tiene logradísimo.

Y dejo para el final el que más mérito tiene. Hay que quitarse el sombrero una vez más ante John Malkovic. Es un hombre que nos tiene acostumbrados a los papeles más variados e interpretaciones soberbias y llenas de fuerza y carácter, pero aquí además se ríe de si mismo, algo que no todas las estrellas de Hollywood hacen (para que engañarnos, casi ninguna). Se interpreta auto parodiándose y hay una escena antológica de la que él es el único protagonista.

¡Yo también quiero ser John Malkovic!

SUBIR

MEMENTO

Lo primero que destaca de esta película es su originalidad. En vez de un argumento lineal, temporalmente hablando, la acción transcurre de atrás hacia delante.

Es la historia de un hombre al que un incidente en su vida le provocó una extraña enfermedad que hace que olvide toda la memoria reciente, sólo recuerda las cosas anteriores al incidente. La película nos pone en su punto de vista: cada vez que le ocurre algo no sabemos porque es, que es lo anterior que le ha ocurrido y son sus notas y sus tatuajes los que nos van mostrando lo que sucede y el porque de las cosas que hace.

La película obtuvo dos nominaciones a los oscars: al guión y al montaje, precisamente los dos aspectos más originales de la película, aunque desde Argentina una pareja de guionistas aseguraban que les habían plagiado un corto que ellos habían hecho anteriormente y cuya narración era también hacia atrás.

Es de agradecer que aparezcan películas como esta, que se salen de la monotonía y destacan por contar las cosas de otra manera. El que a uno le guste más o menos, depende de cada cual, pero al menos nadie podrá decir que eso ya lo ha visto (polémicas aparte).

Es cierto que la historia en si no tiene nada de especial, llega incluso a ser un tanto insulsa y mareante, pero hay momentos en que la angustia del personaje por no tener claro porque hace las cosas y no recordar nada, se transmite al espectador, y eso es, al fin y al cabo, el propósito del cine y por tanto denota que las cosas se han hecho bien.

En cuanto a los actores, cumplen con su papel, sin que ninguno sobresalte excesivamente. Tal vez Guy Pearce, el protagonista, por la dificultad que entraña el personaje y por aparecer prácticamente en cada plano, pueda destacarse sobre el resto.

También destacar que es una película de esas que te hacen pensar: ¿cómo sería mi vida si me pasara algo así? Vivir cada momento sin recordar lo que te ha pasado en el precedente es algo difícil que imaginar, cuesta ponerse en el pellejo de alguien así. Podemos pensar en el mal rato que se pasa cuando tienes algo “en la punta de la lengua” y no consigues que te salga o cuando vas a buscar algo y cuando llegas no te acuerdas de lo que era...

SUBIR

Ir a Pagaelpato-Cine

Volver a Pagaelpato-Películas

Volver a Pagaelpato