LOS ÁNGELES DE CHARLIE 2 AL LÍMITE (McG, 2003)


Si usted vio la primera y le gustó, no pude dejar de ver esta. Si vio la primera y no le gustó, no espere que esta vez sea distinto. Si vio la primera y le dejó que ni fu ni fa, le volverá a ocurrir lo mismo. ¿Por qué? Porque no es ni más ni menos que lo mismo de la primera. Para ser sinceros hay que decir que en la parte técnica de efectos especiales y todo eso se recrea un poco más. En la parte de las actuaciones han cambiado a Bill Murray por otro actor, lo que supone un bajón interpretativo importante que se compensa visualmente con la aparición haciendo de mala y ex chica Charlie de una Demi Moore tan espectacular como en sus mejores tiempos (sólo físicamente, claro está).

Drew Barrymore parece haberse reformado después de una infancia no del todo ejemplar y bastantes problemas. Ahora pone el dinero y se luce lo que puede haciendo de chica mala pero esta vez en sentido figurado. Otra que luce cuerpo de manera muy sugestiva es Cameron Díaz. Por suerte y por desgracia esta actriz ha demostrado sólo en algunas de sus películas sus buenas dotes interpretativas (me viene a la cabeza “Cómo ser John Malkovic”), pero las intercala con otras comerciales que supongo que le llenarán la cartera. Al menos la disfrutamos en su faceta artística y física y tiene de las dos para dar y tomar.

En cuanto a la peli en sí, pues ya se sabe, más de lo mismo. Es la segunda parte de una película basada en una serie de éxito y continúa con la fórmula de la primera, esto es, el fondo de la serie de televisión aderezada con las últimas modas de efectos especiales, sobre todo de lucha, de los que podemos ver en “Matrix” y películas de ese estilo.

De nuevo se marcan numeritos de baile que no tienen nada que ver con el argumento pero en los que Cameron aprovecha para mostrarnos su trasero en movimiento (ufff), algo muy cinematográfico.

Como comentaba a Bosley, el enlace entre Charlie y las chicas, que les ayuda en sus misiones, ha cambiado. El fenomenal Bill Murray ha sido sustituido por Bernie Mac, un tipo que no le llega ni a las suelas de los zapatos. Hacen una velada referencia al motivo y a la relación entre ambos para justificarse. Los rumores que surgieron en la primera parte de que Bill Murray y Luci Liu se llevaban a matar parecen confirmados en esta segunda parte, a pesar de que ellos lo negaron en todo momento.

Hay algunas cosas graciosas. En cuanto a los actores podemos ver en una pequeña aparición a Bruce Willis que es asesinado a los pocos segundos de aparecer. También está el actor famoso por interpretar al Terminator malo en la segunada entrega de la saga. Aquí es rescatado por las tres angelitas al inicio. John Cleese que ha intervenido como proveedor de inventos de otro famoso agente aquí también interviene como padre de Luci Liu (¿?). Las famosas gemelas Olsen hacen un cameo simpático y una ex-angel también en forma curiosa.

En un momento se disfrazan de CSI’s y suena la música de la famosa serie, o se las ve soldando mientras se oye Flashdance. En otra se hace un claro plagio (u homenaje, o como se le quiera llamar) a “El cabo del miedo”, al principio hay algo muy parecido a una de James Bond.

Las chicas se pasan la película disfrazándose y peleando, luciendo modelitos y cuerpo serrano.

Vaya por delante que las escenas de acción en las que se ve a las tres chicas y a los malos haciendo cosas impresionantes no se las cree nadie (la secuencia del motocross es para entrar en los anales de la ciencia ficción). Aún así es divertido y desde luego acción no le falta ni un minuto. Está bien romper los moldes y que por una vez sean las chicas las duras de la película, pero tampoco hace falta pasarse.

Por cierto, la misión que tienen que cumplir es encontrar unos anillos (je, a lo Frodo pero al revés), pero es lo que menos importa para el desarrollo. Los chistes son un tanto rebuscados en su mayoría. O tienen poca gracia o es difícil cogérsela o es un humor para americanos. El argumento es tan simple como el nombre del director, un tal McG. Para ser más tópicos todavía intentan que las tres chicas tengan sus escarceos amorosos, pero el de la Barrymore con Crispin Glover es para gritar jaaarrrr. Tampoco el de Lucy Liu y Matt Leblanc es para tirar cohetes.

Los créditos del final, muy típico, con las tomas falsas, para acabar con los rumores de que se llevaban mal también entre ellas, supongo, porque aparecen riéndose todo el rato.


Ir a Pagaelpato-Cine

Volver a Pagaelpato-Películas

Volver a Pagaelpato