LAS NORMAS DE LA CASA DE LA SIDRA (The Cider House Rules, Lasse Hallstrom, 2000)


Ya sé que los premios Oscars no hacen necesariamente que una película sea buena, pero parece obligado de hablar de las nominaciones y premios si una película las ha tenido. En este caso quiero hablar de ellos por un motivo especial. De las siete nominaciones que obtuvo se acabó llevando dos, y precisamente quiero comentar uno de ellos, el que se llevó Michael Caine al mejor actor secundario, y ¿por qué? Pues porque creo que es uno de los mejores discursos de agradecimiento que he visto entre los ganadores de oscars (tampoco he visto tantos, que conste, soy 5 días más joven que Tobey Maguire y 36 más viejo que Charlize Theron). Caine se dedicó a ensalzar las virtudes de sus contrincantes (entre ellos el siempre perdedor Tom Cruise. Un oscar para él ya, que al final le van a tener que dar uno honorífico como a tantos otros olvidados) y lo hizo de una forma genial, con toques de respeto, de humor y demostrando que es un caballero. El premio era merecido, pese a su modestia. Por cierto, cualquier película de este actor hay que verla en versión original. Pese al buen trabajo de los dobladores, parte importante de la interpretación se basa en la voz y pasarla por alto es perderse gran parte del trabajo de un actor. Él es inglés pero en este caso tiene que usar un acento de Nueva Inglaterra. Se le intentó dar un origen emigrante para justificar que a veces el acento no sea del todo correcto, para hacerse una idea de lo importante que eso es.

El resto del reparto es formidable. Charlize Theron demuestra ser una gran actriz además de salir aquí espectacularmente guapa. Toby Maguire es otra joven promesa de Hollywood y si sabe elegir bien los papeles llegará lejos, pues tiene unas características muy particulares de las que puede sacar provecho. Hace un personaje muy creible y humano. También Delroy Lindo hace una interpretación gloriosa. Consigue dar humanidad a un personaje que ha hecho algo terrible a su propia hija y que trata con dureza a sus hombres, pero logra que nos compadezcamos de él. Entre los actores también aparece John Irving (como jefe de estación en un par de escenas, sin llegar a hablar, un personaje tan efímero como lo era en el libro), autor de la novela en que se basa la película y de la difícil adaptación del guión, ya ha tenido que recortar mucho respecto a la novela y la historia cambia bastante. Le ha costado 13 años de trabajo ver en pantalla su novela. También interpreta un pequeño papel de soldado (esta vez si habla, de hecho se le oye antes de verle) su propio hijo. Entre los secundarios habrá caras que suenen mucho, pero también un nombre Kieran Culkin. Efectivamente, es quien ustedes piensan, el hermano de Macauli, que tiene un papel pequeño y lo hace bastante bien. Puede llegar a ser más “actor” que su hermano, aunque aún está por ver.

El director es Lasse Hallstrom, un sueco que ha hecho varios trabajos en Estados Unidos y que en su país llegó a trabajar con el famoso grupo Abba. Hace un gran trabajo para conseguir dar a la película ese aire de las películas escandinavas, pausadas y que se recrean en los paisajes, de los que los personajes parecen formar parte, más que pasear por ellos, aunque curiosamente hay muchas escenas interiores (en el orfanato principalmente) que contrastan con esto pues todo está muy vacío y es muy simple. Hay que destacar la banda sonora, que acentúa el suave fluir de la película. Esto casa a la perfección con la novela de John Irving y su ambientación en Nueva Inglaterra. Dos de las anteriores películas de Hallstrom, “A quién ama Gilbert Grape” y “Mi vida como un perro” tienen mucho parecido con esta obra. Por cierto, el que vea el Making Of de la película podrá disfrutar de los comentarios de un escritor que ambienta muchas de sus obras en Nueva Inglaterra, su tierra, con gran experiencia también en la adaptación de novelas al cine, el mismísimo Stephen King.

Parte importante de la historia son los niños. Este director es de los pocos que admite sentirse cómodo dirigiendo niños, que suelen dar mucha guerra. Ha llegado a comentar que el hecho de que muchos de ellos fueran principiantes era mejor porque no habían adquirido los vicios (interpretativos, se entiende) de los actores. Hace un trabajo estupendo y consigue que den los mejor de si mismos, cada cual con una función diferente dentro de la gran familia del orfanato en donde viven. Son especialmente buenos el niño enfermo (Fuzzy) y la niña enamorada (Mary Agnes. La chica que la interpreta se llama Paz de la Huerta, curioso nombre, y es que parece ser una neoyorkina hija de padre español) de Homer (Maguire). De todos los huérfanos se echa de menos a la que más relevancia tenía en la novela, Melony, y su relación de amor-odio con Homer.

Sólo me falta contar de qué va la historia. Sucede a mediados del siglo XX en un orfanato de Nueva Inglaterra donde se recogen niños a los que las madres no quieren. Pero no sólo eso. El médico que lo lleva además se dedica a practicar abortos (ilegales) a las mujeres que lo desean. No preguntan y sólo pretenden ayudar a estas mujeres. Entre los niños del orfanato hay uno llamado Homer (en honor de Homero) que crece sin conseguir una familia, por lo que los habitantes del orfanato lo son para él. Todos los niños lo quieren y durante años el médico le ha enseñado su trabajo y le sirve de gran ayuda. Pero una joven pareja viene para abortar y Homer ve una ocasión para salir a conocer mundo. No va muy lejos y ha de trabajar como recolector de manzanas para hacer sidra, pero por primera vez se siente libre, útil y a gusto. En su nueva vida encontrará nuevas cosas, pero en el orfanato lo siguen echando de menos.

Una frase que el protagonista lee a los niños del orfanato define muy bien la historia. Es el comienzo del libro David Copperfield y dice así: “Para averiguar si yo soy el héroe de mi propia vida o si otro ocupa eses lugar, habrá que leer hasta el final”.

Y eso es todo. Buenas noches, príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra.

Ver opinión sobre la novela.

CRITICAS DE PELICULAS

dias de futbol

non ho paura

Las normas de la casa de la sidra

21 gramos

8 millas

Carmen

Muerte de un ciclista

Mal gusto

Los educadores

 

Ir a Pagaelpato-Cine

Volver a Pagaelpato-Películas

Volver a Pagaelpato