CRÍTICA Y OPINIÓN DE PELÍCULAS EUROPEAS


GOOD BYE, LENIN! (Wolfgang Becker,2003)

 

Una mujer en 1978 se queda sola al cuidado de sus hijos pequeños en la antigua República Democrática Alemana, volcando toda su vida en cuidarlos a ellos y en participar como activista del régimen. Permanece así hasta 1989 en que entra en coma a causa de un accidente. No le dan esperanzas de salir, pero milagrosamente ocho meses más tarde despierta. Para entonces el telón de acero ya no existía, el muro de Berlín había caído y el capitalismo había invadido la ahora Alemania unida. Los médicos piensan que para ella tanto cambio puede ser perjudicial, cualquier alteración para ella sería fatal en un momento tan delicado de salud, por lo que los hijos intentan que no se produzca de forma tan brusca su tránsito al nuevo régimen y se lo ocultan todo. Ahí empezará la graciosa odisea de esta familia.

Una de las grandes sorpresas del 2003 en Alemania y el resto de Europa, acaparadora de premios a lo largo del continente y parte del extranjero. Los nombres de los actores pueden no decirnos nada: Daniel Bruhl, Katrin Sass, Maria Simon, Chulpan Khamatova, Florian Lukas, Alexander Beyer, Burghart Klaussner, Michael Gwisdek. Seguro que de ellos oiremos más cosas a partir de ahora, sobre todo del protagonista, Daniel Bruhl, un alemán nacido en Cataluña y de madre española que ya tiene algún proyecto bastante majo en cartera.

Es una historia simple y algo disparatada que funciona a la perfección, resultando entretenida y divertida. La ambientación está muy lograda y deja ver el cambio en la forma de vida de los países socialistas después de la llegada del capitalismo, que los atrae y supone una radicalización de sus formas de vida, metiéndose de lleno en el consumismo. Pero también sirve para dar a conocer la historia reciente de la Europa que salía del comunismo.

La forma de realizar la película es muy original y vemos algunas imágenes documentales al principio, partes en video e incluso retrasmisiones del mundial de Italia’90, que ganó Alemania, 1-0 a Argentina, tomándose la revancha de la perdida en México cuatro años antes por 3-2. Es muy desenfadada a la hora de contar la historia y eso le da gran amenidad y soltura.

Es un híbrido de comedia y drama, con las dosis adecuada de cada cual para no resultar recargante en ninguno de los dos sentidos.

Una de las escenas más divertidas es la del cumpleaños de la mujer en que el hijo intenta ocultar los cambios a su madre haciendo un numerito con todos los amigos y conocidos pero a su espalda se empieza a desplegar un enorme cartel de la Coca-Cola. En el lado emotivo ver a la pequeña nieta y a la abuela dando sus primeros pasos para ver poco después a Lenin volando en una espectacular escena.

De los personajes es genial el amigo del protagonista con aspiraciones de director que se dedica a hacer montajes cutres pero con mucho entusiasmo y la belleza serena de la novia rusa del muchacho.

SUBIR


Ir a Pagaelpato-Cine

Volver a Pagaelpato-Películas

Volver a Pagaelpato