ESTACIÓN TERMINI (STAZIONE TERMINI)
  DIRECTOR: Vittorio de Sica Blanco y Negro
Estados Unidos / Italia
 
INTÉRPRETES:
Jennifer Jones, Montgomery Clift, Gino Cervi, Richard Beymer
 
GÉNERO:
Drama romántico
1953


PUNTUACIÓN:
6
   


Son curiosos los orígenes de esta película, cuyo guión pasó por varias manos, a ambos lados del charco porque en principio se basó en un relato del mismo título de Cesare Zavattini, pero después muchas personas intervinieron en su adaptación, en principio y para hacer la historia un poco más americana después. También Truman Capote se dedicó después a los diálogos.

Otra curiosidad es que en principio el primer montaje duraba unos 120 minutos, pero los montajes finales que se estrenaron en Italia y en Estados Unidos duraban respectivamente 87 y 75 minutos. Su título también varió, pues en Estados Unidos se llamó Indiscretion of an American Wife (indiscreción de una esposa america). Juntando los dos títulos podemos saber de que trata la historia y donde sucede. Por cierto, ni títulos ni duración ni nada evitó que fuera un fracaso comercial. Por cierto, en 1998 se hizo otra versión para la televisión.

El director es Vittorio de Sica, director del neorrealismo italiano, un hombre que también interpretó (fue nominado al oscar como secundario por Adiós a las armas) y que ganó los premios de Berlín (El jardín de los Finzi Contini) y Cannes (Milagro en Milan) entre otros muchos premios en su carrera. También hizo de productor junto a David O. Selznick (productor de Lo que el Viento se Llevó) que impuso a la actriz protagonista, Jennifer Jones, que era su esposa por aquel entonces, en su afán por hacer despuntar su carrera como actriz. De su vestuario en exclusiva se encargó Christian Dior, por el que fue nominado al Oscar.

El otro protagonista es Montgomery Cliff, quien después de rodarla entró en un infierno de cuatro años de drogas y alcohol, sin trabajar, que culminó con un accidente que le desfiguró la cara derecha de la cara. Este actor acabaría muriendo con 45 años de un infarto. Le encontró su secretario y amante secreto muerto en 1966.

Otro actor de la película es Richar Beymer, que debuta y que se haría famoso por su papel de Tony en West Side Story, pero que como el resto de ese reparto nunca llegó a conseguir un verdadero éxito.

Se rodó realmente en la Estación Termini de Roma, alquilada para ello. Está bien que en lugar de hacer flash backs los dos protagonistas recuerdan su historia de amor conversando en la cafetería de la estación, donde se desarrolla toda la acción en tiempo real de una hora y media más o menos (no se ajusta en la versión de menor duración). Aunque ambos cuentan la historia pasada con palabras al mismo tiempo están contando la presente con sus miradas, muy significativas.

De lo mejor de la película el comisario, entre duro y compasivo, pero profesional y seco. Como cuando estás nervioso en los últimos 10 minutos miran el reloj otras tantas veces, acabando con un final muy simbólico.

 

J.F.K.
 


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO