ERIN BROCKOVICH
  DIRECTOR: Steven Soderbergh GUIÓN: Susannah Grant
 
INTÉRPRETES:
Julia Roberts, Albert Finney, Aaron Ecklart, Mary Helgenberger, Peter Coyote
 
GÉNERO:
Drama basado en hechos reales
2000


PUNTUACIÓN:
8
   


Lo primero que te dicen en la película y en todas las promociones es que está basado en un hecho real, algo que suele ser contraproducente pues viene a decir que te tienes que creer todo lo que sucede porque es de verdad. Todos sabemos que la vida real supera a la ficción, por eso hay historias reales que son menos creíbles que otras de ficción.

En este caso no llega a suceder tanto como eso, pero casi. La protagonista es una mujer de buen ver con tres hijos que alimentar y dos matrimonios que no le han ido bien. En su afán por sacar adelante a sus retoños consigue de forma poco ortodoxa un trabajo en un humilde bufete. Allí se pone a trabajar en un caso de especulación inmobiliaria que se acaba por convertir en una múltiple demanda por envenenamiento y en un caso enorme

Aunque desde un principio sabemos como va a acabar (por algo nos cuentan la historia), la buena interpretación de Julia Roberts de una mujer descarada y enérgica hace la película apetitosa. Aún más que la Roberts yo destacaría a Albert Finney. Este veterano actor está genial haciendo de su jefe. Es lo mejor de la película. También Aaron Ecklart, que es el novio de la Roberts está bien porque interpreta a un motero pero sin convertirse en el estereotipo como solemos ver caracterizados a estos personajes. Peter Coyote tiene un pequeño papel como abogado y Mary Helgenberger, conocida últimamente por la serie CSI Las Vegas, pese a tener una extensa carrera, interpreta a una de las afectadas con un emotivo personaje.

La verdadera Erin Brockovich aparece al principio de la película como camarera, sin casi hablar y apareciendo sólo unos minutos. Viéndola parece un acierto haber contado con la Roberts para interpretarla, porque se parecen. En la película aparece con el pelo recogido, pero con él suelto se parece más (si exceptuamos la boca).

Los modelitos que luce Julia Roberts a lo largo de la historia son también destacables, recordando un poco a Pretty Woman, porque también tiene un vocabulario más cercano a una chica de la calle que a una abogada.

Dirige Steven Soderbergh y parece que este será su mayor éxito desde Sexo, Mentiras y Cintas de Vídeo, su brillante debut. Ahora Soderbergh parace estar viviendo una nueva época dorada y tiene ya en cartera varios títulos que darán que hablar, repitiendo también con Julia Roberts.

La Banda Sonora de Sheryl Crow es buena y en la producción un nombre muy conocido: Danny DeVito.

 

J.F.K.
 


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO