Días de Fútbol

Película gamberra cuyo éxito de taquilla viene de la mano de unos diálogos frescos y graciosos y de unas interpretaciones acertadas, en la que destaca por encima de los demás, Hector Alterio ( candidato sin premio, en los Goya de 2004, como mejor actor principal ), que añade otro registro a su brillante currículo como actor. En este caso es un exconvicto que ayudado por las clases de psicología recibidas en la trena, decide estudiar sicología una vez fuera del trullo, e intenta ayudar a sus amigos porque según dice, no los ve bien de la cabeza. Las relaciones de pareja son las que se llevan el peso de la cinta. Hay variopintas parejas: la formada por Natalia Verbeke y Alberto San Juan, sin rumbo fijo que se rompe, al no querer ella acceder a casarse con él.
Hector Alterio, que va en busca del amor de la chicha que dejó a medias antes de entrar en la cárcel. María Esteve a la que no le sirve la técnica de la porno chacha para encandilar a su marido, que se desahoga yendo de putas a la casa de campo y tiene un criadero de hongos en el pito. Y otra pareja formada por un policía con vena de cantautor y su mujer que decide separarse de él, interpretada por Nathalie Poza ( candidata sin premio a los Goya del 2004 como mejor actriz de reparto).
El título menciona el fútbol, y hay mucho en la película. El grupo de amigos decide formar un equipo para disputar el torneo del barrio. De este modo Alterio quiere levantar los ánimos de Alberto San Juan, al que ve hecho polvo después de la ruptura con su pareja. Necesita ganar. Lo que sea, pero ganar. Gracias al fútbol, los amigos fortalecen los lazos afectivos y de paso tienen lugar situaciones divertidas y socarronas entorno a los entrenamientos, los partidos jugados, el arbitro que pita lo que quiere, etc. No es una comedia al uso, ya que más allá de las situaciones divertidas que se plantean, la película ofrece una mirada desesperanzada sobre la relación de pareja y es cruel en algunos momentos. Todas las parejas que pueblan la cinta tienen problemas y acaban dejando la relación, separándose, o divorciándose, planteando un panorama poco halagüeño. Si hacemos una lista de ventajas e incovenientes, como hace Alberto San Juan en la película, o más bien de pros y contras, nos encontramos ante una película divertida, fresca, irónica, bien interpretada, que hace reír y da lugar a situaciones cotidianas que todos conocemos: el jefe cabrón, la necesidad de ganar, el deseo de huir, la relación de pareja que no prospera, el fútbol como nexo de unión, entre otras. El balance a la postre es positivo.

CRITICAS DE PELICULAS

non ho paura

Las normas de la casa de la sidra

21 gramos

dias de futbol

8 millas

Carmen



chufo 2004