CHARADA (CHARADE)
  DIRECTOR: Stanley Donen GUIÓN: Peter Stone
 
INTÉRPRETES
:
Cary Grant, Audrey Hepburn, Walter Matthau, James Coburn, George Kennedy, Ned Glass
 
GÉNERO:
Comedia de intriga
1963


PUNTUACIÓN:
8
   


Dirigida y producida por Stanley Donen, un maestro del musical con títulos que han pasado a la historia como Un día en Nueva York, Cantando bajo la lluvia, Siete novias para siete hermanos, aunque no todo fueron musicales en su carrera. Podemos recordar por ejemplo su última película, Lío en Río, de 1984, en la que aparecía una por entonces desconocida Demi Moore, con un personaje bastante plano en el amplio sentido de la palabra. En esta ocasión tampoco es un musical, sino un homenaje a Hitchcock que Donen llevaba tiempo queriendo hacer. En el 2002 Jonathan Demme rodó un remake con Mark Whalberg y Tandie Newton como protagonistas y Tim Robbins.

La música corre a cargo del siempre excelente Henry Mancini y la película está basada en una historia de Marc Behm y Peter Stone que además es el guionista y aparece en una escena contando una historia sobre una partida de póker, curiosamente doblado por el propio Stanley Donen. Para los sibaritas decir que el vestuario corrió a cargo de Givenchy.

Y hablando del guión este es un curioso caso, porque Stone lo llevó de un estudio a otro y nadie lo quería, así que lo que hizo fue novelizarlo, consiguiendo que fuera editado y tras lograr un éxito considerable volvió a convertirlo en guión, consiguiendo así el interés de todos los estudios que lo habían rechazado en un principio.

La pareja protagonista, son Cary Grant y Audrey Hepburn, que pese a conectar bien no volvieron a trabajar juntos, aunque sí lo hicieron con Donen, dos veces más Hepburn y en otras tres ocasiones Grant. Otros rostros conocidos en el reparto son Walter Mattahau (que me recuerda a Mr. Bean en algunos momentos), James Coburn (con cara de malo) y George Kennedy (y su gatcheto mano).

Es genial esa primera escena del tren y el cuerpo que cae que da paso a los coloristas y originales créditos para luego sorprender con el inicio de la película y la misteriosa mano enguantada apuntando con un arma a Audrey Hepburn y apretando el gatillo para… rociarla con un chorro de agua. Al momento será Grant víctima de su puntería. También es muy buena la escena en la que todos le “muestran sus respetos” al muerto. La fotografía, ya desde esos primeros momentos en la montaña, es excelente. Combina unos buenos actores, con un buen guión repleto de buenos diálogos y una historia que mantiene el suspense y la emoción. Y el trasfondo parisino siempre es un punto positivo. Pese a no ser un musical hay algo de ellos en esas locas carreras, en los modelos y ocupaciones inverosímiles de los protagonistas. Robos, mentiras, muertes e intriga perfectamente conjuntadas para conseguir una gran película con sospechosos cambiantes y un desenlace sorprendente cuanto menos.

 

J.F.K.
 


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO