CALLE MAYOR
  DIRECCCIÓN Y GUIÓN: Juan Antonio Bardem  
 
INTÉRPRETES:
Betsy Blair, Manuel Alexantre , Lila Kedrova, María Gámez
 
GÉNERO:
Drama
1956


PUNTUACIÓN:
7
   


Cualquier logroñés que viviera en Logroño por la época en que se rodó la película no puede dejar de verla y el que la haya visto 50 años después tampoco, pues verá cosas que le sorprenderán de cómo era la ciudad entonces.

Y es que no hay muchas películas que se hayan rodado en esta ciudad, y Calle Mayor se recrea de forma especial en ese paseo porticado que preside toda la vida de la ciudad y cualquiera que haya estado en la calle Portales de Logroño la reconocerá, pese a que al iniciar la película se hace hincapié en que la historia sucede en una ciudad de provincias indeterminada. Curiosamente mientras se oye la voz en off diciendo esto la panorámica que vemos es de Cuenca, al igual que todas las tomas en el exterior de la ciudad. Aunque no hay mención a ninguna ciudad en concreto sí que en un momento un personaje habla de su prima de Logroño.

En principio se empezó a rodar en Palencia, pero diversos problemas políticos dieron con los huesos de Bardém en la cárcel durante 15 días. Tras interceder varias personas por él (incluido Chaplin) fue finalmente liberado pero ya no quiso volver a esta ciudad y el resto del rodaje se hizo en Cuenca, Logroño y en los estudios Chamartín de Madrid.

Lo que era la España de esos años, porque ahí no acabaron los problemas del director, censura aparte. La película era una coproducción con Francia. El festival de Venecia quiso que fuera, pero España se negó, así que fue Francia quien la llevó como “Grand Rue”. Acabó ganando el premio de la crítica FIPRESCI, una mención para Betsy Blair y se quedó a un paso de ganar el León de Oro, que acabó desierto pues la mayoría de votos que obtuvo no fue suficiente, pero se llevó otros muchos premios en otros festivales y fue elegida en Bruselas como una de las 50 mejores películas de la historia.

Bardém además de dirigir escribió el guión, que se basó libremente en la La señorita Trevélez, de Carlos Arniches, que ya había sido llevada al cine por Edgar Neville en 1935. En las dos participó María Gámez, como dato curioso.

La protagonista es Betsy Blair una actriz que estubo casada con Gene Kelly y que se vino a trabajar a Europa cuando fue incluida en la lista negra en Estados Unidos. Bardém y ella se conocieron en el festival de Cannes donde ambos resultaron premiados por Muerte de un Ciclista y Marty respectivamente. Allí el director le propuso hacer Calle Mayor. En el reparto también vemos a un joven Manuel Alexantre y entre otros a Lila Kedrova, una actriz rusa que ganó un Oscar como secundaria en Zorba el Griego unos años más tarde y que también huyó de su país, vieviendo en Francia desde joven. Hablando de Oscars esta fue la película elegida por la Academia española para ir a los Oscars, pero no llegó a ser finalista.

La historia trata de un grupo de amigos que para salir de su aburrimiento se dedican a gastar bromas. Uno de ellos, Juan, hará ver que se ha enamorado de Isabel, una chica que a sus 35 es “mocita” (como se decía entonces) y va para solterona, pese a no ser fea, ni tonta, ni mala persona. Ella se ilusiona como una muchacha de 16 años ante el amor fingido de él, repitiendo su nombre tumbada en la cama mientras él se tortura en su habitación. La cosa va creciendo en intensidad hasta que él no encuentra como salir del engaño. Cuando le dice “¿Y si todo fuera un engaño?” ella le responde “Si se cayera la luna, si no me quisieras…”. Mientras tanto pasean juntos por la Calle Mayor, donde todo el mundo se conoce y llegan a planear incluso la boda, para al final terminar de una manera que no desvelaré, pero que está magníficamente llevada a cabo, al igual que toda la historia, destacando sobre todo la actuación de Blair. Es curioso ver décadas después cómo se llevaban los noviazgos entonces, que supongo no serían muy diferentes de cómo se ve aquí.

Siempre se habló de una segunda parte, retomando alguno de aquellos personajes y los actores que aún estaban vivos, que nunca llegó a hacerse. Se rumoreaba incluso en los últimos años de vida de Bardém que un guión andaba rondando por ahí y que la producción era inminente, pero nada de nada. Ahora, tras la desaparición de Juan Antonio Bardém parece que la cosa sería más difícil.

 

J.F.K.
 


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO