BATMAN BEGINS
  DIRECTOR: Christopher Notan GUIÓN: Christopher Nolan y David S Goyer
 
INTÉRPRETES:
Christian Bale (Bruce Wayne/Batman), Michael Caine (Alfred), Liam Neeson (Ducard), Katie Holmes (Rachel Dawes), Gary Oldman (Jim Gordon), Cillian Murphy (Dr. Jonathan Crane), Tom Wilkinson (Carmine Falcone), Rutger Hauer (Earle), Ken Watanabe (Ra's Al Ghul), Morgan Freeman (Lucius), Linus Roache (Thomas Wayne), Larry Holden (Finch)
 
GÉNERO:
Aventuras Ciencia-Ficción
USA 2005

PUNTUACIÓN: puntuacion puntuacionpuntuacion no puntuacion no puntuacion
 

A estas alturas de la película, mejor dicho, de la saga, a nadie será preciso explicarle quien es Batman. Cualquier aficionado al cine, la tele, el cómic o cualquier víctima del merchandising estará harto de ver al hombre murciélago hasta en la sopa. En lo exclusivamente cinéfilo, esta es la quinta entrega tras Batman, Batman Vuelve, Batman Forever y Batman & Robin.

Por si acaso conviene recordar que el personaje original proviene de un cómic de Frank Miller, publicado por primera vez en 1939. Este episodio está basado en Bátman: año uno y Batman: el largo Halloween, por lo que parece, y cuenta el proceso por el que Bruce Wayne se acaba convirtiendo en Batman.

La historia nos retrotrae a la infancia del joven Bruce, cuando ve morir a sus padres sin poder hacer nada y nos relata las motivaciones del personaje que le llevan de ser un rico heredero a embarcarse en un viaje iniciático en el que recibirá instrucción para convertirse en el justiciero nocturno al que estamos más acostumbrados.

La historia tiene claramente 2 partes: la primera, con una fotografía más clara en la que el protagonista todavía busca su sitio y persigue los mismos fines usando la fuerza bruta (llegamos a ver una secuencia de la ciudad de Gotham a pleno día ¡¡¡¿?!!!) y la segunda, que se ciñe a la oscuridad más típica del personaje, ya más refinado en sus maneras, pero igual de contundente.

No se puede sacar del género fantástico, pero esta película ahonda un poco más en los sentimientos y el porqué de Batman. Nos muestra los recovecos de la mente del protagonista que le encaminan a ser lo que es, a llevar esa pesada carga que le sirve para redimirse.

Continuamente hay alusiones a hechos que se han visto en otras películas de la serie anteriormente, y también cambian otras, como el fantástico coche que consigue (“Si lo tienes en negro, me lo quedo”), tan diferente al batimóvil.

En el papel protagonista tenemos a Christian Bale, que vuelve a lucir musculatura próxima a la mostró en American Psycho y que deja muy atrás a la película española que hizo entremedio de ambas, El Maquinista, en la que era un despojo humano con sólo piel y huesos. Parece mentira que sea la misma persona la que interpreta los dos personajes. Bale es un tipo que se toma sus papeles en serio. En esta ocasión está correcto, pero el personaje no da para lucirse lo suficiente. Tiene durante toda la historia un aspecto taciturno que no da mucho juego.

Liam Neeson hace una vez más del mentor del héroe, papel que ya se tiene sabido de personajes como los que interpretaba recientemente en El Reino de Los Cielos, Gangs of New York o La Amenaza Fantasma, película con más que semejanzas en cuanto al personaje de Neeson. A mí me ha sido imposible quitar el recuerdo de la tercera entrega de Star Wars, al pasar muchos minutos de la película esperando a que el protagonista se ponga por fin su traje negro. Son distintos trajes, el de Batman y el de Dark Vader, pero tienen mucho en común. Al fin y al cabo en los dos casos el traje es el modo externo de mostrar que los personajes han cambiado también por dentro.

Destacar también el estupendo elenco de grandes actores que aquí hacen de secundarios como Michael Caine (recuerda en parte a su papel de Las Normas de la Casa de la Sidra, no sé por qué), que es el sirviente, con su corrección británica, sustituyendo a Alfred Gough que hizo este personajes en las 4 películas anteriores; Morgan Freeman hace un papel importante pero que se luce también poco; Gary Oldman, con aspecto extraño con bigote y gafas, pero interpretando a un poli muy normal; Rutger Hauer, con edad ya casi para jubilarse, hace un papel pequeño y sin ningún alarde físico. Aún así su presencia ante una cámara siempre se hace notar; un papel similar, corto pero de agradecer, hace Ken Watanabe (El Último Samurai).

La chica es Katie Holmes, cuyo rol en la película no está muy claro y se queda a medias de un viaje a ninguna parte. Y como no, están los malos, interpretados por Tom Wilkinson al que no le van más los papeles de bonachón (como en Full Monthy) y Cillian Murphy (se le recordará de pelis recientes como 28 días después o la joven de la perla) cuyo personaje de Espantapájaros me parece más bien patético. Este chico, según va aumentando su caché, me va gustando menos.

En la dirección un hombre del que se puede esperar mucho más y a buen seguro que nos lo dará. Su nombre: Christopher Notan y quizás les suene de películas como la original Memento o la interesante Insomnio.

¿De qué nos podemos quedar de este Batman? A los que les guste el personaje, encontrarán una película que cumple las expectativas. Los que quieran pasar un rato entretenido con una película de acción, lo encontrarán. Para los que simplemente busquen buen cine, posiblemente no sea la más recomendable, que nos ofrece lo que se espera de ella, está bien realizada y no es sólo golpes y carreras. Interpretativamente quizás deje bastante que desear, para el reparto que tiene, pero se mueve en un terreno en el que llega a tocar varios palos, sin destacar en ninguno por arriba ni por abajo. Eso quiere decir que habrá a unos que les guste y a otros no, pero en cualquier caso no pasará a la historia del cine ni entre las mejores de este año. ¿Qué nos apostamos a que sí entre las más taquilleras?


J.F.K.


Volver a CRÍTICAS
Volver a CINE
Volver a PAGAELPATO